{{title}}
{{buttonText}}

Valle de Mena

Tesoro natural

Compartir

Situado al norte de la cordillera Cantábrica y atravesando por el río Cadagua, este valle destaca por la belleza de un entorno natural en el que Heidi se habría sentido como en casa acompañando a Pedro y a sus ovejas por sus amplias y verdes praderas. Las cadenas montañosas de La Peña y Ordunte se alzan imponentes cerrando el valle con una altitud que supera los mil metros en su punto más alto. Respirar el aire puro de sus frondosos bosques de robles y hayas, reconforta. La foresta es uno de los tesoros de este lugar, en el que abundan setas, hongos y animales como el jabalí, el corzo o las truchas. Unos ejemplares que se benefician de la gran cantidad de cursos de agua que cruzan un valle que cuenta, además, con una destacable cantidad de patrimonio de origen románico. En él, destacan las iglesias de Santa María de Siones y San Lorenzo. También hay espacio para el arte gótico con las imponentes iglesias de Santa Ana o la de San Millán de Irús. Una mezcla perfecta de arte y Naturaleza que hay que disfrutar más de una vez.