{{title}}
{{buttonText}}

Villada

Tierra de aves

Compartir

Las frías aguas del río Sequillo bañan Villada. Situada en pleno valle de la Comarca de Tierra de Campos, esta  pequeña villa palentina es sinónimo de familia. Un árbol genealógico conformado por las pedanías de Villelga, Videmar, Pozuelos del Rey. La imponente iglesia de San Fructuoso, que data del siglo XVII, se levanta sobre las casas apiladas sobre un verde que parece no tener fin. Frente al ayuntamiento, varios troncos rodean a una fuente azul y redonda que preside su bonita plaza mayor; en la que lucen  sobremanera sus bellas columnas blancas. Tradicionalmente agrícola, Villada cuenta con una reseñable riqueza arquitectónica, donde la iglesia de Santa María y las Ermitas del Cristo de la Era y de la Virgen del Río son exponentes destacados. Rica en flora, también lo es en fauna, donde brillan con luz propia las aves. Varias especies de las mismas se reparten en los parajes naturales próximos al pantano y, sobre todo, en la preciosa laguna de la Nava de Fuentes, ubicada en los límites de la localidad. No podían faltar tampoco las fiestas y la gastronomía. Ahí, cada mes de marzo, la Feria de la Matanza se lleva la palma. Chorizos, morcillas y jamones corren como la pólvora para orgullo y disfrute del afortunado respetable.

Contacto