{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Zagra

Agua y aceite bajo el castillo

Compartir

Corazón del Poniente granadino. Así se presenta el pueblo de Zagra, recostado, blanco cal, sobre una alta colina coronada por los restos de su castillo (iluminado y habilitado para visitas), al que llegan, como brazos arqueados, calles estrechas de sabor morisco. Hay varios miradores con vistas privilegiadas al mar de olivos circundante y al cercano Embalse de Iznájar. El pueblo dispone de un sencillo patrimonio cultural formado por la iglesia parroquial, la ermita y el antiguo lavadero, recientemente recuperado y ubicado a pocos metros del Ayuntamiento. Para el contacto con la naturaleza, nada mejor que seguir las dos rutas señalizadas –la del Agua y la del Aceite– o caminar por el sendero al Mirador de la Cruz.