Iglesia de San Luis, jardines del Laurel y palacio arzobispal

La Zubia (Granada)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Dice la leyenda que una mirada inició una batalla. Cuando Isabel la Católica se acercó a Granada con la intención de admirar la Alhambra, los árabes pensaron que se trataba de un ataque cristiano e iniciaron el asalto. Escondida o protegida en La Zubia, la reina rezó a San Luis por una victoria que pronto llegaría. Para conmemorarla, construyó en este lugar emblemático el convento en su honor. Del espacio religioso que mandó edificar, hoy únicamente se conserva una iglesia de tintes barrocos. Sin embargo, el espíritu isabelino aún pervive en los jardines románticos del Laurel. La sombra de la monarca es visible en la efigie de su estatua y, más allá, veremos a través de sus ojos. Toda la Vega de Granada se contempla desde un excelente mirador. Antes de abandonar el lugar y muy cercano al templo, aparece el palacio arzobispal. Su ubicación podría tratarse de una metáfora sobre la cercanía histórica entre la monarquía y el clero. En este monumento, en la actualidad se contempla el escudo del arzobispo que lo mandó construir. La iglesia, los jardines y el palacio arzobispal muestran las mejores visiones de una belleza que siempre alcanza su recompensa.

Localización

Calle Laurel de la Reina, La Zubia