Ermita de Nuestra Señora de Cabañas

La Almunia de Doña Godina (Zaragoza)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

A dos kilómetros al norte de La Almunia, saliendo hacia el municipio de Épila, nos encontramos con la ermita de Nuestra Señora de Cabañas, único vestigio en pie de la población que ocupó esas tierras y que fue conquistada por Alfonso I “El Batallador”. Esta ermita, de la que guardan sus llaves las monjas de un complejo asistencial de ancianos cercano, fue construida en el siglo XII pero, una desafortunada reforma llevada a cabo en los años 60 del siglo XX, le privó de parte de su aspecto original ya que fue eliminada la portada del lado sur y se rehízo por completo su fachada de poniente. A pesar de ello, el interior del santuario conserva su sabor medieval representado en las hermosas pinturas del ábside de la nave y la pila bautismal, realizadas en el siglo XIII.

Poniendo atención al detalle de los dibujos, podemos distinguir a la perfección la imágen del Pantocrator rodeado de los evangelistas y debajo a la Virgen sentada suplicando, junto a los apóstoles. A continuación, nos fijaremos en la pila bautismal, uno de tesoros más importantes de este lugar. De ella, llama nuestra atención su pie, que presenta dos cabezas celtas, una de ellas con una gran barbilla que enseña los dientes de manera desafiante y otra presenta un rostro con la boca medio abierta.

El mejor momento para visitar esta ermita es a principios de septiembre, durante la celebración de la romería dedicada a la Virgen de Cabañas. En este momento se podrá disfrutar del esplendor del templo y, además, conocer, de primera mano la devoción que en el valle se le tiene a la Virgen de Cabañas.

Localización

Ayuntamiento La Almunia de Doña Godina, Plaza de España, 1 50100