Monasterio de Santa María de Vileña

Es un edificio de sobria arquitectura construido en ladrillo rojo. Alberga a una comunidad de religiosas cistercienses que se trasladaron a principios de los años setenta a Villarcayo, tras el incendio sucedido en su antiguo monasterio ubicado en la Bureba y fundado en el año 1222 por Doña Urraca. Del antiguo cenobio sólo se conservan algunos restos, pero gran parte de las piezas, frescos y tallas se pudieron salvar. Entre ellas se encuentran los sepulcros de Doña Urraca, de Doña Elvira y de Doña Misol, entre otros, y las tallas de Doña Basilisa y Santa Ana.

Contacto

Más monumentos en Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja