Santuario de Nuestra Señora de la Encina

Artziniega (Araba/Álava)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Desde el pueblo de Artziniega se deja intuir la presencia del santuario de Nuestra Señora de la Encina, el monumento principal del municipio. Sin embargo, no está en pleno centro. Tras tomar un coche, se sigue un pequeño recorrido por la carretera hasta llegar a una curva. Es en ese momento cuando aparece de manera magistral el precioso templo de tintes monásticos. Precisamente se levantó en este lugar por la aparición a una pastorcilla de la Virgen junto a una encina centenaria. Desde allí, se deja atrás las rejas y se accede a su pequeño jardín, ideado para engrandecer a un templo que cuenta con una poderosa torre. En sus muros, la mezcla de estilos se palpa al pasar de un gótico de las bóvedas a uno renacentista en la capilla del Cristo. Incluso la pizarra la otorga un color especial, ya que su tejado original no era así. Un vendaval hizo sustituir la piedra por la teja, de manera que mudó de traje, aunque no de esencia. Al atravesar su pórtico, aún aguardan sorpresas. En su interior, el retablo de la Virgen de Guadalupe fue donado por un indiano y el mayor es una obra maestra. Incomparable, allí se localiza la talla de Nuestra Señora de la Encina. En el gran santuario de Artziniega, la fuerza espiritual se enlaza con la humana para crear lo divino.

Localización

Cuesta de la Encina, Artziniega