{{title}}
{{buttonText}}

Yacimiento Coll del Moro

Gandesa, Tarragona

Compartir

Una alta silueta rectangular nos estimula desde las alturas para recorrer una cuesta algo escarpada. Respiramos el aire con olor a tierra mojada y contemplamos los inmaculados cielos de la sierra tarraconense. Azul, verde y marrón nos embriagan mientras caminamos. Pasito a paso, al final del camino se encuentran los restos de un importante asentamiento íbero, bien de interés cultural. Lo que veíamos desde abajo era la atalaya defensiva de la citada ciudad. Es como si nos hallásemos de nuevo rodeados de esa civilización de la que tanto desconocemos al ver las plantas perfectamente conservadas de casas, fosos y lo que parecen almacenes. Lo mejor es que el espectáculo no solo es contemplar una antigua ciudad anterior a la dominación romana, sino también las increíbles vistas de la comarca que la rodean así como el altísimo macizo del Ports con sus huertas, sus pinares y sus bosques de eucalipto, una ciudad de los antiguos que invita al senderismo y a la aventura. 

Contacto