Carreteras para perderse: N-122. Ruta de Quintanilla de Onésimo a Peñafiel (21 km | N-122)

Un viaje sensorial por la Ribera del Duero

Una sobremesa al fresco del Duratón.
Una sobremesa al fresco del Duratón.

La N-122 es la arteria que atraviesa de lleno el corazón latente de la Ribera del Duero. La entrada a un viaje sensorial difícil de olvidar si lo vives plenamente. Respira hondo, ya huele a vendimia. El paisaje ondea con hileras de viñedos perfectamente alineados. Acaricia una de sus hojas de intenso verde y llévate a la boca una de sus uvas, dulces como gominolas. Paráte a charlar con sus gentes, escucha el sonido de los animales que se acercan al río Duero o los graznidos de las chovas piquirrojas que salen al atardecer y sobrevuelan los castillos. Y por último, siéntate en una buena mesa y saborea lo mejor que da esta tierra llena de contrastes: sus vinos y su gastronomía. Así es la Ruta de Quintanilla de Onésimo a Peñafiel.

CUADERNO DE VIAJE: CONSEJOS | DORMIR | COMER | BODEGAS | SELFIES

# Día 1: Viñas, playas fluviales y atardeceres inolvidables

Día 1: Viñas, playas fluviales y atardeceres inolvidables

La N-122, rodeada siempre de viñedos, atraviesa el corazón de la Ribera del Duero.
La N-122, rodeada siempre de viñedos, atraviesa el corazón de la Ribera del Duero.

Entramos en la Ribera del Duero por la puerta grande, tomando la N-122 desde Quintanilla de Onésimo hacia Peñafiel donde el paisaje de viñedos se vuelve omnipresente. De vez en cuando alguna bodega asoma tímidamente sobre ellos invitándonos a parar y cruzar su puerta. Hoy no iremos más allá de Quintanilla de Arriba, dedicaremos el día a visitar este pequeño tramo salpicado de joyas renacentistas, playas con embarcaderos y bodegas sostenibles. Nunca 12 kilómetros dieron para tanto.

# Día 2: Hoy no hay bodegas, pero sí lechazo y buenas vistas

Día 2: Hoy no hay bodegas, pero sí lechazo y buenas vistas

La Torre del Homenaje de este castillo te eleva 887 metros sobre el nivel del mar.
La Torre del Homenaje de este castillo te eleva 887 metros sobre el nivel del mar.

Hoy nos olvidamos de las bodegas. Solo por hoy. La Ribera del Duero tiene muchos más atractivos además de sus vinos. Te quedarás helado al saber que cerca de la N-122 hay una necrópolis vaccea con 100.000 enterramientos. Se te saltarán las lágrimas al probar el lechazo asado al horno de leña y te sentirás como un auténtico rey viendo cómo el atardecer cae sobre el Valle del Duero desde el castillo de Peñafiel.

# Día 3: Ruinas franciscanas, alta cocina y una despedida junto al Duero

Día 3: Ruinas franciscanas, alta cocina y una despedida junto al Duero

Construido en Asturias, estamos ante uno de los puentes de madera más largos de España.
El puente de madera de Pesquera del Duero es uno de los más largos de España.

El broche de oro a nuestro viaje por la Ribera del Duero lo pone una cata de vinos entre muros de más de ocho siglos, un menú gastronómico con el que devoramos –literalmente– el paisaje que nos rodea, y un apacible paseo junto al Duero que ayuda a cargar las pilas para retomar la vuelta a casa. Si es que quieres volver, claro...

Más en...