Noches del Hipódromo apertura caballo y grada

Las Noches del Hipódromo 2022 (Madrid)

Apostar a ganador

Fotografía: César Cid

26/07/2022

El Hipódromo de Madrid se ha convertido en un referente de ocio en las calurosas noches estivales madrileñas. Con 35 ediciones a sus espaldas, el impresionante e histórico complejo ecuestre despliega todo su poderío para ofrecer gastronomía, música, deporte y diversión. Hemos acudido a una de las veladas de las Noches del Hipódromo para contarles la experiencia y, además, les ofrecemos una serie de consejos para que saquen el mayor partido a su visita.

Compartir

No hace falta conocer el rico vocabulario que envuelve a las carreras de caballos, ni tan siquiera ser aficionado a ellas para disfrutar de las Noches del Hipódromo que los jueves y sábados, hasta mediados de agosto, se celebran en el Hipódromo de Madrid. Estas sesiones son la mejor alternativa para aquellos que quieren huir de las altas temperaturas de la capital porque, según se va llegando al recinto, el aire fresco y el verdor de la naturaleza no sólo hace bajar el termómetro, también el nivel de estrés.

Noches del Hipódromo
El evento, además, se desarrolla en un ambiente informal y lleno de opciones gastronómicas.

Aparcamos fácilmente en uno de los amplios aparcamientos señalizados aunque, si no disponen de vehículo, sale un autobús lanzadera gratuito desde el Paseo Moret -o desde la parada de Metro de Ciudad Universitaria si hay algún contratiempo- una hora antes de la primera carrera.

Noches del Hipódromo
Se puede llegar hasta las instalaciones en vehículo particular o a través de los autobús lanzadera gratuito.

Las puertas se abren a las 20:30 horas, por lo que merece la pena llegar pronto si les gusta el ambiente más tranquilo o prepararse para contemplar un impresionante atardecer tiñendo de colores anaranjados y morados las cuatro torres de la Castellana, que se ven a lo lejos y que rompen la línea del horizonte. Al entrar por la puerta norte, lo primero que vemos es una frondosa pradera en la que apetece tumbarse o descalzarse. Aunque la idea parece muy apetecible tampoco hay que remolonear porque muy pronto empezará la primera competición.

Noches del Hipódromo Torres de Madrid
El horizonte se tiñe con los colores del crepúsculo mientras la silueta de las Torres de Madrid domina la panorámica.

Un espacio para todos

Puede parecer algo trivial pero el dresscode es importante. En las Noches del Hipódromo no hay etiqueta establecida, vestir con bermudas y chanclas está permitido, pero lo suyo es arreglarse. Pantalones largos y camisas de manga larga para los señores y vestidos fiesteros -largos o minifalderos- acompañados de accesorios ad hoc para las señoras. Después de todo, aquí se viene también a socializar y a conocer gente nueva. Familias con niños que disfrutan correteando de aquí allá; parejas que quieren disfrutar de una cena diferente, grupos de jóvenes con ganas de alternar… En definitiva, aquí se da cita un público variopinto, multigeneracional y con ganas de pasarlo bien, incluso hasta más interesado por ver y ser visto que por estar pendiente de quién ha llegado primero a la meta.

Noches del Hipódromo
A pesar de no ser una imposición, se recomienda seguir el 'dresscode' para asistir a la velada.

Hay que puntualizar que las competiciones de los jueves y sábados no son tan profesionales e importantes como las que se celebran los domingos, pero sí son muy recomendables a la hora de iniciarse en la afición para conocer a jinetes y amazonas que empiezan a despuntar o aprenderse los nombre de los caballos y yeguas con madera de campeones. Con los últimos rayos de sol se anuncia la primera prueba. Los purasangres son conducidos desde sus cuadras hasta el paddock, una especie de corralito donde dan unas vueltas de calentamiento. Los aficionados se apelotonan para ver cuál será su favorito.

Noches del Hipódromo
Los nervios comienzan a aparecer cuando los caballos se dirigen al 'paddock'.

Algunos van a un paso tranquilo para conservar fuerzas para lo que les espera y a otros ya se les empieza a notar ese nervio que liberarán en la pista. Por un camino de tierra, los equinos llegan a sus cajones, algunos no quieren entrar, por lo que los jinetes les dan una vuelta para tranquilizarlos y así entran dócilmente en su puesto. Incluso hay algunos que llevan anteojeras para que se centren única y exclusivamente en la carrera, ya que los estímulos de luces y ruido son muy altos.

Noches del Hipódromo
Aunque estas carreras no sean tan profesionales como las de los domingos, las emociones están garantizadas.

En el momento en el que el banderín amarillo cae, caballos y jockeys salen a tal velocidad que el momento es casi imperceptible a la vista. Gracias a una pantalla gigante se ve con detalle cómo transcurre la carrera: quién se coloca en cabeza, quién se queda rezagado… Además de la voz del narrador, ayudan mucho los diseños y colores de las chaquetillas de los jinetes y amazonas. Estas prendas tan características son como las camisetas de los equipos de fútbol: cada una de ellas identifica a qué equipo -en este caso cuadra- pertenece cada competidor.

Noches del Hipódromo
El despliegue físico de purasangre y 'jockey' es brutal.

En la primera carrera se otorga el premio Maribel Baíllo para Amazonas y Gentlemen y la ganadora es Claudia Tena con su caballo Hades. “Cada vez somos más mujeres compitiendo”, me dice Claudia tras recibir su bien merecido galardón. Es que es una buena señal que cada vez haya más féminas haciéndose un hueco en este mundo tradicionalmente masculino.

Claudia Tena
Claudia Tena se congratula al ver cómo cada vez son más las mujeres que participan en las carreras.

Hasta casi la medianoche se disputarán cuatro lides, por lo que estaría bien probar una de las ceremonias más estimulantes de las carreras: apostar. A lo largo y ancho del recinto se distribuyen las ventanillas donde jugar unos euros. Lo mínimo es un euro, así que decidimos apostar dos por Karluvy -de la cuadra Zacarías y David-, uno de los favoritos. Rápidamente nos situamos en una de las vallas para poder jalear a nuestro caballo y nuestros ánimos se unieron a los que salían de la atestada grada. La suerte estuvo de nuestro lado así que recuperamos nuestros dos euros más cuatro de beneficio, por lo que… ¿Qué hacer con esta fortuna?… ¡Ir a tomar algo!

Noches del Hipódromo
Las ventanillas de las apuestas siempre están abiertas para aquellos que confíen en su buen ojo o la fortuna.

‘Derby’ gastro

Además de alternar y de disfrutar del deporte, uno de los mayores atractivos de las Noches del Hipódromo es su amplia y diversa oferta gastronómica, que se puede encontrar para todos los gustos y bolsillos. Si se quiere algo más informal, nada mejor que picar algo en alguno de los quioscos o foodtrucks instalados en las diversas praderas.

Noches del Hipódromo
Hay un gran variedad de 'foodtrucks' para satisfacer todos los paladares.

Los hay de caprichos dulces como helados, algodón de azúcar, crepes o granizados… pero son mayoritarios los centrados en salados: perritos calientes, bocadillos (embutidos ibéricos, queso), raciones (embutidos ibéricos), gazpacho fresco, pizzas, pinchos de tortilla, croquetas, patatas fritas con salsas diversas (brava, crema de queso y bacon, calamares…) y, por supuesto, hamburguesas. Aunque hay opciones para paladares más exigentes, como las ostras Amélie criadas en cautividad en la zona francesa de Marennes-Oléron. Así que, con nuestras ganancias, decidimos regalarnos un par de ostras abiertas al momento por el experto.

Ostras
Las ostras Amélie de Marennes-Oléron son deliciosas.

Optar por esta fórmula gastronómica nos da movilidad y autonomía para sentarnos en alguna de las mesas del merendero, situarnos en un puesto de la grada antes de la carrera o en plan pícnic sentados en la hierba. Aunque, si nos hemos vestido para la ocasión, qué mejor que lucirse en alguno de sus restaurantes, como por ejemplo ‘Calor’ con un menú degustación (60 euros por persona; bebidas aparte) diseñado por Ramón Freixa que consiste en unos entrantes para compartir (burrata caprese inyectada de albahaca y tartar de tomate; bikini trufado; quesadilla de cochinillo confitado y mole poblano…) para seguir con un plato principal a elegir entre tartar de atún rojo con aguacate, huevos fritos y alga nori en tempura; lomo de merluza gratinado con muselina de ajo o tartar de ternera gallega reposada con toques picantes.

Noches del Hipódromo
La alta ocupación de las gradas demuestra que hay muchos aficionados a las Noches del Hipódromo.

Para acabar, un postre como fruta osmotizada o milhojas de de chocolate crujiente con avellanas caramelizadas. La privilegiada situación de las mesas, a pie de pista, nos permite estar al tanto de la evolución de cada carrera.

Con acceso directo desde la pradera, la Tribuna Sur -diseñada por Eduardo Torroja en 1941-, acoge las propuestas gastronómicas y de coctelería de ‘Casa Suecia’ con propuestas como burguers de mar y montaña; torpedo (dos gambones empanados con kikos); alcachofa by Miguel García; tiradito de salmón marinado en casa sobre arroz; sashimi de pez mantequilla; ensalada Casa Suecia o falso tiradito de roast beef

Noches del Hipódromo
El carrusel de emociones se despliega nada más empezar la carrera.

Aunque si prefieren sabores exóticos, mejor ‘Villa Panthera’, situado en el anfiteatro del Hipódromo. Aquí el chef peruano Luis Arévalo ofrece una carta en la que fusiona las cocinas asiáticas y latinoamericanas. El elegante espacio decorado con fibras naturales se transforma, a partir de medianoche, en un club donde escuchar y bailar ritmos latinos mientras se disfruta de un combinado.

Noches del Hipódromo restaurante
También hay espacios gastronómicos en los que el refinamiento y el producto de calidad son la nota dominante.

Cambio de rumbo

Además de la entrada general, el Hipódromo ofrece la opción de disfrutar de una Experiencia Premium, disfrutando de las carreras de una forma más exclusiva. Esta entrada da acceso a 'La terraza de la Tribuna Torroja’ y es una opción que otorga una independencia mayor que la del restaurante tradicional, ya que podemos ir de un lado para otro: desde sentarse en la tribuna para ver la carrera hasta acomodarse en alguno de los asientos del espacio para disfrutar de su servicio de bar y de catering y, además, disfrutar de una banda sonora ambiental.

Noches del Hipódromo
El verdor y la caída de temperatura nocturna convierten al hipódromo en un lugar privilegiado para pasar una noche fresca.

Tras la cena, los cócteles y la excitación de la competición se hace casi imposible volver a casa. Nos acercamos a Bumpers, una tienda de moda situada dentro del hipódromo, donde se pueden encontrar desde camisas hasta gorras, aunque el mayor souvenir, como no podía ser de otra forma, es la camiseta estampada con caballos y jinetes. Tras el shopping nos dirigimos a la zona norte donde una banda ameniza a los asistentes con temas pop muy conocidos. Todos los jueves, tras la última carrera, alguna de las mejores bandas de Madrid (Darwin, Venecia, La Banda de los 80…) ofrecerán lo más animado de su repertorio.

Tienda Hipodromo
En la tienda oficial del hipódromo se pueden encontrar decenas de 'souvenirs' originales.

No somos los únicos en arrancarnos a bailar, aunque el plato fuerte desde el punto de vista musical tiene lugar los sábados de julio, ya que tras las pruebas de purasangres el Hipódromo ha programado una serie de conciertos que rendirán homenaje a la Movida Madrileña. Así, el sábado 16 estará la Banda Jarabe de Pau; el 23 de julio, El Canto del Bobo y el 30, La Edad de Oro del Pop Español… ¿A quién no le apetece echar unos bailes con el cielo estrellado como techo? Las Noches del Hipódromo son una experiencia única y gratificante no sólo para aquellos madrileños que nunca se lo habían planteado como opción, también para todos aquellos turistas que visitan la capital y que quieren descubrir otro Madrid.

Noches del Hipódromo música
Las actuaciones en directo redoblan la diversión de las Noches del Hipódromo.

Las Noches del Hipódromo 2022 (Madrid)

Las Noches del Hipódromo: Hipódromo de la Zarzuela. Avenida Padre Huidrobo, s/n (A-6, km 8), Madrid. Parking gratuito. Transporte lanzadera gratuito desde el Paseo Moret una hora antes de la primera carrera. Hasta el 11 de agosto. Entrada general Verano nocturna: 15 euros / 70 euros entrada [premium] con acceso a ‘La terraza de la Tribuna Torroja’. La entrada para carreras y concierto cuesta 20 euros.

Te puede interesar