Los ayuntamientos crean decenas de actividades para el disfrute de los niños en Navidad. Foto: Roberto Ranero

Ciudades para disfrutar de la Navidad con los niños

Los más pequeños toman el control de la Navidad

Actualizado: 17/12/2021

Llegan las que, para muchos, son las mejores fiestas del año. Espectáculos de luz, magia, belenes de todo tipo... Los ayuntamientos redoblan sus esfuerzos para conquistar a los vecinos y, sobre todo, disfrutar de la Navidad con niños, que en estas fechas se convierten en los auténticos reyes de la casa. Aquí encontrarás una selección de planes por varias ciudades de España para elegir el más cercano o el que mejor se adapta a una escapada navideña.

Compartir

Se acerca la Navidad y, con ella, surge la pregunta, ¿qué planes puedo hacer con los críos? Tras las restricciones y cancelaciones del año pasado, puede ser la oportunidad perfecta para pasar unos días en alguno de estos destinos, con todo tipo de propuestas para pequeños y mayores.

Siziga, pura psicodelia.
Espectáculos de luces como 'Naturaleza Encendida' iluminan las ciudades de todo el país. Foto: Hugo Palotto

Magia y circo, mercadillos y belenes, cacharritos y toboganes de hielo, luces de colores allá donde mires y muchos, muchos planes para toda la familia, desde los más tradicionales hasta los más vanguardistas. Es el común denominador en muchas ciudades de España, que se vuelcan con los niños ofreciendo decenas de actividades de ocio, a cual más irresistible.

1. Navidades Mágicas en Granada

Como ya es tradición desde hace dos décadas, Miguel Puga, más conocido como MagoMigue, bicampeón del mundo de su disciplina, organiza en Granada uno de los festivales internacionales de ilusionismo con más solera del país, el Festival Hocus Pocus. Los espectáculos de noviembre se alargan este año hasta las navidades con cuatro galas -del 26 al 30 de diciembre- en el Teatro Isabel la Católica. Allí se podrá ver en acción a algunos de los mejores magos del mundo y, como la ocasión lo merece, el propio MagoMigue protagonizará la gran gala del día 30 con su Concierto para baraja y piano, un diálogo muy especial entre los naipes y la música.

Festival Hocus Pocus
El 'Festival Hocus Pocus' combina magia y música para todos los públicos. Foto: Festival Hocus Pocus

¿Otros planes con acento granaíno? Si lo que quieres es dejar a tus hijos agotados, prueba con Juveándalus, la feria de ocio infantil y juvenil más antigua de España, con juegos y atracciones para aburrir. Para los amantes de los deportes de invierno, Sierra Nevada está a tiro de piedra y, si te andas atento, podrás ver a Papá Noel repartiendo regalos en un trineo tirado por perros.

2. Vigo, capital mundial de la Navidad

Desde que Abel Caballero, alcalde de Vigo, se propusiera convertir su ciudad en noticia por estas fechas, cada Navidad intenta superarse a sí mismo en número de luces -11 millones de led y más de 350 calles iluminadas en esta ocasión- y en la creciente oferta de actividades para toda la familia. Al imponente alumbrado y la noria gigante, que forman parte ya de la estampa navideña viguesa, este año se suman la pista de nieve artificial y un circo tradicional para 700 personas con varias sesiones diarias.

La calle Príncipe de Vigo parece la de una ciudad centroeuropea.
La Navidad se toma como una competición mundial en Vigo. Foto: Alfredo Cáliz

Puede ser una ocasión perfecta para conocer la capital de las Rías Baixas y hacer una ruta para descubrir su arte urbano, además de disfrutar de algo tan insólito como una pista de patinaje sobre hielo y un circuito de karts junto a la playa de Samil. Como decían esos sabios llamados Siniestro Total, “Hoy me voy a divertir / Vamos a bailar el rock en Samil”.

3. Málaga se viste de fiesta

La calle Larios se engalana estos días como principal atracción de la capital de la Costa del Sol, que estos días recibe a sus ciudadanos y a los visitantes con varios espectáculos de luz y sonido. El que se ubica en la arteria comercial de Málaga es el reclamo principal de la ciudad, pero la Catedral de la Encarnación -llamada “la manquita”, por la torre sur que estaba planificada pero no se construyó-, también atraerá las miradas con la proyección sobre su fachada de un espectacular video-mapping en 3D de temática navideña.

Iluminación calle Larios (Málaga): viendo el encendido
La calle Larios se convierten en un inmenso túnel de luz y color. Foto: Daniel Pérez

El 28 de diciembre, además, en el Recinto Ferial Puerto de la Torre se celebra la Fiesta Mayor de los Verdiales, una tradición de origen campesino dedicada a una música- anterior incluso al flamenco- hecha para bailar, con sus bandas formadas por violines, guitarras, pandero, platillos y castañuelas. ¿Más tradición? La ruta de belenes por iglesias, museos y cofradías, que incluye algunos creados con clicks de Playmobil y muñecas Barbie.

4. La inagotable fábrica de planes madrileña

No hay dos navidades iguales en Madrid. Sí, el recorrido para ver las luces, el mercado de la plaza Mayor y la fiesta de fin de año en la Puerta del Sol son apuesta segura, pero la oferta cultural y de ocio es lo que hace a la capital verdaderamente especial y ofrece cada año innumerables posibilidades para compartir con los críos algo más que unos regalos.

Circlassica
Circlassica hace un recorrido por la vida de Miliki. Foto: Pepe Castro

Hablamos, por ejemplo, de El sueño de Miliki, la propuesta nostálgica de Circlassica de este año; de la programación infantil del Teatro Fernán Gómez con títeres, teatro y danza para todas las edades, o de Naturaleza Encendida del Jardín Botánico, inspirada este año en la gran hazaña marítima de Magallanes y Elcano. Si a eso sumamos las atractivas exposiciones en museos, los conciertos y los mejores musicales del Broadway castizo, nos acercamos mucho al plan navideño perfecto.

5. Un calendario de adviento gigante en Barcelona

Uno de los lugares más coloridos y pintorescos de la Ciudad Condal se transforma en un auténtico parque temático de la Navidad hasta el 5 de enero. Es el Poble Espanyol, convertido en calendario de adviento con 24 rincones dedicados a tradiciones, personajes y escenas en las que se desarrollan actividades y espectáculos familiares, desde conciertos de gospel y swing hasta las canciones de legendarios grupos de rock a cargo de bandas tributo adaptadas al público infantil. La palma se la lleva YU, show protagonizado por siete artistas adolescentes en el que se fusiona la danza acrobática, el teatro y la magia.

Poble Espanyol
La Navidad se respira en el recorrido del 'Poble Espanyol'. Foto: Poble Espanyol

El Recinto Modernista de Barcelona también se apunta a las celebraciones navideñas con Els llums de Sant Pau. Las luces, que realzan los edificios del recinto y su vegetación, empiezan a encenderse con el atardecer hasta el 9 de enero en un recorrido circular que también contará con atracciones para los más pequeños. Eso sin olvidar los preciosos parques de la ciudad ni las actividades organizadas del 18 al 30 de diciembre en plaza Catalunya, auténtico epicentro de las navidades barcelonesas.

6. Entre magos y Gaudí en León

Prepara los guantes, el abrigo “gordo” y la bufanda de lana para vivir la magia muy de cerca. Es lo que propone León, donde el frío de estas fechas no impide que el festival Vive la magia inunde distintos espacios públicos y teatros de la ciudad. Bajo el lema “Imagina”, 35 espectáculos llegan a las plazas y calles más emblemáticas de la ciudad, además de las galas que se celebran entre el 26 de diciembre y el 1 de enero en el Auditorio Ciudad de León. La gala unipersonal quedará en manos del mentalista Jeff Toussaint, El Hipnotizador, y para regalarse homenajes gastronómicos más íntimos, establecimientos como ‘Colegiata’ (Plaza San Martino, 5), ‘Ezequiel Calle Ancha’ (Calle Ancha, 20)  o el ‘Hotel Conde Luna’ (Avenida Independencia, 7) ofrecen comidas y cenas con espectáculo de magia incluido.

Museo Casa Botines
El Museo Casa Botines transporta a sus visitantes al siglo XIX. Foto: Museo Casa Botines

Para aprovechar el viaje y la estancia con los niños en León, recomendamos un paseo por el Museo Casa Botines, uno de los únicos cuatro edificios de Gaudí construidos fuera de Cataluña, el cual parece salido de una película de Harry Potter. A los niños les encantarán las recreaciones de cómo era una tienda de telas, un banco o una vivienda noble del siglo XIX, además de los talleres creativos en torno al arquitecto modernista y su obra que pueden reservarse en su web.

7. Palma de Mallorca, donde los Reyes Magos llegan en barco

Las Islas Baleares no suelen ser un destino típico de Navidad, pero bien merecen una visita para conocer algunas de sus tradiciones navideñas y probar algunos de sus dulces típicos. Uno de los reclamos más llamativos es la llegada por mar de los Reyes Magos al Moll Vell. Tras el desembarco, sus majestades y su séquito de pajes y carrozas participarán en una cabalgata que cruzará las principales calles de la ciudad. Antes, el 30 y 31 de diciembre, se organizan las celebraciones de la Fiesta del Estandarte, una de las tradiciones más antiguas de Europa, que conmemora la conquista cristiana de Palma de Mallorca en el siglo XIII. Más allá de los aburridos actos oficiales, los llamativos trajes regionales, bailes, gigantes y cabezudos concentrarán las miradas de grandes y pequeños durante el desfile.

Navidad Palma Mallorca
El séquito espera el desembarco de los Reyes Magos en Palma. Foto: Ayto. Palma de Mallorca

Otras dos propuestas interesantes: el espectáculo de luces en la fachada del Ayuntamiento, inspirado este año en el dadaísmo, y la exposición Pixar, construyendo personajes, que repasa el proceso de creación de los icónicos personajes de la factoría hasta el 9 de enero en el CaixaForum de Palma.

8. Encuentro con el Olentzero y Mari Domingi paseando por Donosti

Si hay una tradición navideña arraigada en Euskadi esa es la de el Olentzero, el equivalente vasco y navarro a Papá Noel, que en Donosti cuenta con su equivalente femenina, Mari Domingi. Ambos son los protagonistas del día de Nochebuena, cuando pasean por el centro histórico de la ciudad para saludar a los niños que llevan un año esperándolos con impaciencia.

Aquarium de Donosti
El Aquarium de Donosti se vuelca con actividades para los más pequeños. Foto: Aquarium

 
Mientras, el Palacio Kursaal se llena de jolgorio gracias al Parque Infantil de Navidad (PIN), con zonas de juegos y talleres didácticos. Por su parte, el museo Eureka! y el Aquarium se vuelcan con los más pequeños para ofrecer la manera más divertida de aprender ciencia con sus actividades interactivas. Para los padres también hay regalos: el 21 de diciembre se celebra la Feria de Santo Tomás, mercado rural en el que reina la txistorra y otros productos típicos de la región. ¡Que aproveche!

9. Un Portal de Belén de arena

A lo largo y ancho de la península hay belenes vivientes, con figuras gigantes, de chocolate… pero solo hay uno construido íntegramente con arena. Es el de la playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, donde desde hace 16 años decenas de artesanos emplean más de 2.000 toneladas de arena para erigir esculturas que alcanzan los cuatro metros de altura. Un recorrido de lo más recomendable que además recoge donaciones con fines benéficos.

Belén arena Las Palmas
Los artistas crean auténticas obras de arte con la arena canaria. Foto: Cedida

Es una buena ocasión para pasar unas navidades distintas, alejadas del frío y la nieve gracias al clima privilegiado de las Islas Canarias, y disfrutar de otras propuestas tan autóctonas como el tradicional concierto del 23 de diciembre en la Plaza de Santa Ana de Los Gofiones, grupo integrado por 42 componentes entre músicos, instrumentistas y cantantes que reinterpretan a su manera villancicos y canciones de la música popular canaria.

10. La Cabalgata de Reyes más antigua y espectacular está en Alcoy

Desde 1885, el desfile de Melchor, Gaspar, Baltasar y su comitiva por las calles de Alcoy es uno de los momentos más esperados en la ciudad alicantina. Da igual si eres adulto o si no pasas del metro de altura, lo que allí ocurre cada 5 de enero es fascinante: miles de alcoyanos se vuelcan en una fiesta en la que, disfrazados de moros y cristianos, recorren la ciudad mientras los pajes suben a las ventanas de las casas ayudados por largas escaleras portátiles para entregar regalos a los niños. Para acabar, un castillo de fuegos artificiales y una traca final de las que quitan el hipo.

Durante los tres días previos a la comitiva real también hay jaleo: Les Pastoretes, cabalgata infantil en la que grupos de niños y niñas, vestidos con la indumentaria de pastores, bailan y reparten caramelos; el Bando Real, en el que un emisario anuncia la inminente llegada de los Reyes Magos a la ciudad, o la Burreta, una comitiva de burritos que llevan buzones en los que los más pequeños depositan las cartas con sus peticiones. Más navideño, imposible.

11. Paella de planes en Valencia

Valencia se apunta este año con fuerza al concepto Christmas Garden, que tanto éxito ha tenido en grandes capitales europeas como Berlín o París, con Les Llums de Vivers, un recorrido de casi dos kilómetros repleto de sorpresas, efectos lumínicos y hasta un jardín de luces láser que se podrá visitar hasta el 9 de enero. A ello se suma la versión de Naturaleza Encendida del Oceanogràfic y la tradicional Feria de Atracciones junto al Edificio del Reloj de la Marina Real Juan Carlos I.

Les Llums de Vivers
Las luces de 'Les Llums de Vivers' generan una atmósfera fantástica. Foto: Les Llums de Vivers

Hay mucho más: la plaza del Bioparc reconvertida en poblado bereber, el musical de Aladín en La Rambleta, la Feria Expojove en el Palacio de Congresos, el espectáculo El mundo de Fantasía, el Gran Circo Wonderland… El que no se divierta será porque no quiere.