6 regalos para padres muy cocinillas

Padres 'on fire'

Tu padre te pondrá en un altar cuando abra el paquete y encuentre uno de estos regalos.

El kamado y la parrilla no pueden estar más de moda entre los padres más cocinillas. Si antes fue la cocina a baja temperatura, ahora lo que enciende su deseo es la barbacoa de cerámica. Aunque para un progenitor de los que hacen platos dignos de fotografiar, siempre hay una larga lista de cachivaches con los que acertar seguro. Desde un kit de barista a un delantal o una cocotte. Hemos preguntado a nuestros colaboradores y amigos qué les haría brincar de felicidad y estas son sus recomendaciones. Grandes ideas para todos los bolsillos.

1. Un 'Kamado'

"Es un horno que se puede usar también como barbacoa y ahumador", dice Pedro Hernández, que ya tiene uno en casa y reconoce que estaría encantado de recibir otro más grande. O puestos a soñar, uno de los hornos para pizza que ha visto en Instagram. Para Pedro, este horno de recubrimiento cerámico y origen japonés es perfecto para "cocciones y asados complejos y largos como un jarrete o una pularda y también para ahumar en corto".

Una pizza en la terraza sin necesidad de pasar por la cocina.

La ventaja del 'kamado', que funciona con carbón y realiza la combustión lentamente, es que se puede controlar la temperatura con precisión, una vez que te has hecho con él. Cada vez es más habitual descubrirlo en las cocinas de los Soles Repsol, como en 'Martín Berasategui', 'Cenador de Amós' (ambos con 3 Soles Repsol) o 'El Corral de la Morería' (2 Soles Repsol). Desde 200 euros en adelante. 

En 'Medea' también se usa el 'kamado' a diario. Foto: César Cid.

2. Un delantal 'Jook'

Fabricados de manera totalmente artesanal en su taller de Madrid, estos delantales son perfectos para padres jóvenes y modernetes que no descuidan su aspecto ni en la cocina. Por eso nuestro colaborador, Jesús Fernández Prieto, está deseando que le su hijo le regale uno este año. La razón: "Porque son modernos, molan y sientan mejor que una chaquetilla".

Los acabados de Jook seducirán al padre más experto. Foto. Facebook Jook.

Delantales vaqueros con bolsillo en el pecho y dos exteriores abajo, cinchas súper resistentes en rojo, crudo o gris con remaches metálicos. Tejidos de algodón de alta calidad en tonos orgánicos y combinados con cintas de cuero y varios modelos para alternar según la faena que se tenga montada en la cocina. A partir de 25 euros.

Hay que reconocer que procuran un aire más actual. Foto: Facebook Jook.

3. Un cuchillo japonés

No hay cocinillas de pata negra sin un cuchillo que corte con un filo tan preciso como el de una katana. Pedro Fernández Frial, asesor de Guía Repsol y apreciado cocinero amateur, reconoce que aunque tiene todo lo necesario para poner en práctica sus recetas, "unos buenos cuchillos siempre gustan".

Un cuchillo japonés es un 'must' para todo verdadero cocinillas. Foto: Facebook Cuchillería Abeleda Málaga.

Seguro que con un Haiko Kurouchi le sorprenderíamos. La forja a mano de la hoja en acero azul les confiere un aspecto salvaje, pues solo se pule el filo que luce brillante en contraste con el tono oscuro del resto del metal. El típico cuchillo de chef –que sirve para todo– está sobre los 350 euros. Los Kasumi, que emplean la técnica metalúrgica del acero de Damasco, tienen un núcleo de acero de carbono y son muy cómodos y resistentes, además de más económicos. Pues se puede adquirir uno a partir de 90 euros.

4. Una 'Cocotte'

Tanto volver al pasado y desempolvar las raíces implica recuperar cachivaches de los de toda la vida. Así las pesadas ollas de hierro, que desde la antigüedad se han usado en todas las culturas, triunfan entre los cocinillas. Las modernas esmaltadas son perfectas para practicar el slow food y escuchar el chup chup a fuego lento mientras descorchas una botella de vino y te la acabas antes de que se haya terminado de cocinar el guiso –porque tarda lo suyo–. "Es muy versátil y vale tanto para hornear un pan como para hacer un magnífico pollo o un estofado", dice Paco Becerro de Lazy Blog, que estaría feliz de encontrarse con una cocotte nueva este año.

Estas 'cocottes' resultan perfectas para guisos a fuego lento. Foto: Le Creuset.

'Cocottes. Cazuelas y cacerolas', el libro de Paco Pérez, chef de 'Miramar' (2 Soles Guía Repsol) en Llançà, con sus maravillosas y apetecibles recetas, que rezuman el cariño de madres y abuelas, puestas al día, es inherente si regalas una de estas pequeñas marmitas.

El laureado chef publicó un libro monográfico el pasado 2018. Foto: Facebook Paco Pérez Miramar.

5. Un kit de barista

Esto de hacer cafés retro modernos pone mucho a los hombres de hoy en día. Permite exhibirse ante la familia y los amigos y aunque tardes tres veces más en preparar un capuchino, un poco de espectáculo nunca está de más.

Hasta que aprendas a dibujar a pulso sobre el café, puedes usar plantillas para presumir de pericia. Foto: Shutterstock.

Lo básico para empezar incluye jarra de leche para espumar, dosificador de chocolate, canela o azúcar y regulador de presión y temperatura para que esté en su punto exacto. Para quienes quieran entretenerse con el latte art, y aprender a dibujar un corazón, una flor, el sol naciente o alguno de los cientos de diseños que en los tutoriales de Youtube te enseñan cómo realizar, también hay kits que incluyen plantillas para abreviar. 

Si tu padre protagoniza las sobremesas con cafés muy currados, no lo dudes, seguro que hay algún accesorio que le falta. Foto: Shutterstock.

A Pablo Riquelme le gustan especialmente los de la marca japonesa Hario y se llevaría una alegría "con un kit para hacer café de filtro. Si usas un buen producto, y ahora es posible encontrarlo, te  permite acercarte a un café con sabores más limpios y florales, y más equilbrio entre dulzor y acidez. 

Una opción más económica es ir regalando utensilio a utensilio. Un molinillo, un prensador de café, un termómetro para controlar la temperatura de la leche y espumarla correctamente o un lápiz eléctrico para dar rienda suelta a la creatividad sobre la espuma del café. 

Desde 3 euros. 

6. Una cena en uno de los nuevos Soles Guía Repsol

A qué padre no le apetece tener a su hijo un rato para él solo, sobre todo cuando ya han crecido y pueden invitarte a cenar. Ese sería el regalo ideal para Higinio Gómez. "Acertarían de pleno, sobre todo si me descubren un sitio nuevo", asegura el experto en aves.

La parilla, un lugar perfecto para el encuentro entre padres e hijos. Foto: David Herranz.

Lo mejor es buscar un restaurante joven, de los que a ti te gustan entre los nuevos 1 Sol, o ese comandado por mujeres que cocinan tan rico para que vea que su hijo está tan o más puesto al día que él sobre las mesas más interesantes de España.

Están esperando vuestra visita... Foto: Alfredo Cáliz / Sofía Moro.

Si el presupuesto te lo permite, explorad juntos un 2 Soles de estreno. O ya en plan generosidad absoluta –piensa que tu padre se merece eso o más–, reserva en un 3 Soles para que pruebe los platos de los Hermanos Torres ('Cocina Hermanos Torres'), Maca de Castro ('Maca de Castro'), Paco Morales ('Noor'), Alberto Ferruz ('BonAmb') o Paolo Casagrande ('Lasarte').  

Más en...