Estas impresionantes fortalezas, donde habitaron desde Guzmán el Bueno hasta el Cid Campeador, parecen salidas de un cuento y nos hacen revivir una época de esplendor y leyendas. Son uno de los grandes tesoros de nuestro paisaje y visitarlos nos transporta siglos atrás, cuando caballeros y trovadores poblaban estas tierras. Su ubicación, habitualmente en lo alto de un cerro, nos regala además impresionantes panorámicas de su entorno. ¿Preparados para viajar en el tiempo? Partimos en busca de los castillos más bonitos de España.

Te puede interesar...