Bares para tapear por la capital gallega

Santiago de Compostela en 3 barras

Plato de pimientos de Padrón
En el nuevo Casa Marcelo, muchos platos están pensados para compartir. Foto: Casa Marcelo.

Cada 25 de julio la patria galega vive su fiesta grande, una celebración que toma especial protagonismo en Santiago, su capital. Una ciudad mágica que hemos querido recorrer a bocados con la barra como excusa, haciendo parada en tres de las más interesantes que ofrece: del producto de mercado de Abastos 2.0 a la imaginación de Casa Marcelo, pasando por la popular Bodeguilla de San Roque.

Galicia sabe a mar y a tierra, a leche recién ordeñada, delicada ternera, pulpo, vino y a un pan del que no es fácil olvidarse. Es uno de esos lugares en los que la gastronomía bien puede marcar la ruta y redondear una experiencia que escapa a lo meramente turístico. Y así te invitamos a vivirla.

Con motivo de su día grande, hemos querido saltar de barra en barra, con una selección de tres espacios tan recomendables como diferentes entre ellos, donde, eso sí, rendirse al mejor producto gallego.

ABASTOS 2.0 TABERNA (plaza de Abastos. Casetas 13-18)
Aquello de cocina de mercado toma pleno significado en este pequeño local del Mercado de Abastos de Santiago. Apenas 30 m2 y una propuesta que gira en torno a platillos para compartir que se anuncian diariamente y que se caen de la pizarra cuando el género ha sido despachado.

Producto y un punto justo de creatividad que se traduce, por ejemplo, en una original versión de la empanada gallega o en unos mejillones con guacamole que quitan el sentido. Además de barra, cuenta con una mesa única, compartida y bajo reserva que trabaja en varios pases, donde se ofrece un menú informal y abierto que se puede ir completando sobre la marcha.

Sin duda merece la pena acercarse al que fuera el primer proyecto gastronómico de los gallegos Iago Pazos y Marcos Cerqueiro, que hoy cuentan con diferentes espacios, salto incluido a Madrid con su Barra Atlántica.

CASA MARCELO (Rúa Hortas, 1)
Marcelo Tejedor echó el cierre en 2013 a su reconocido restaurante de alta cocina para levantarlo, pocos meses después, reconvertido en una taberna fusión de tono más informal. Un concepto que se articula en torno a una barra donde lo gallego se encuentra con Asia o con Perú, permitiendo saborear el producto local bajo el prisma de otras gastronomías.

Cocina abierta, movimiento, mesas corridas y sorpresas en forma de sabores y texturas, con platos como domburi de xurel, niguiri de pargo o espárragos en tempura. ¿Un consejo? Déjate asesorar y ten fe ciega en el equipo para que configure el menú. No te arrepentirás.

Casa Marcelo tiene una carta de platos y raciones para compartir. Foto: Facebook Casa Marcelo.
Casa Marcelo tiene una carta de platos y raciones para compartir. Foto: Facebook Casa Marcelo.

LA BODEGUILLA DE SAN ROQUE (Rua San Roque, 13)
Dejamos atrás la creatividad y la fusión para zambullirnos de lleno en la cocina gallega de tradición y solera. Y lo hacemos en uno de esos locales de ADN popular que se llenan hasta la bandera en torno a raciones marcadas por sugerencias del día. Quesos y vinos gallegos, buenos embutidos, lacón, pulpo, ternera gallega o una recomendable tixola (sartén) de pulpo y langostinos.

La Bodeguilla es toda una institución en Santiago y cuenta con otros dos locales en los barrios de San Lázaro y Santa Marta que, con un aire más renovado, se mantienen fieles a la línea que marca su casa madre, al norte del casco antiguo.

 

Te puede interesar...