Restaurante 'Direkte Boqueria' (Barcelona)

La minúscula barra de moda en el mercado más famoso

El chef Arnau Muñío prepara sus platos a la vista en la barra del restaurante Direkte La Boquería, en Barcelona.
En esta nueva barra japonesa, el chef Arnau Muñío prepara los platos a la vista de los comensales para comentarlos con ellos.

Este pequeño restaurante, 'Direkte', de solo ocho comensales y de aires asiáticos con acento local, es la nueva sensación del solicitado mercado de La Boquería de Barcelona. La apuesta personal del chef Arnau Muñío promete grandes momentos para los amantes de la gastronomía con pedigrí e invita a descubrir una carta de vinos sorprendente.

Comer en La Boquería es un asunto muy serio, como bien saben los habituales de este legendario mercado. 'El Universal', 'Pinotxo', 'Clemens', 'Casa Guinart' o 'Quimet' ofrecen al visitante un infinito abanico de posibilidades: platos, platillos, tapas, verduras, carne, pescado o cualquier cosa en la que uno pueda pensar. "Si existe, lo tenemos" se dice de este enclave gastronómico pegado a Las Ramblas.

Plato de ensalada de pepino y pulpo encurtido Tsukiji del restaurante Direkte Boqueria, en Barcelona.
La ensalada de pepino y pulpo encurtido Tsukiji –en homenaje al mercado de pescado de Tokio– es pura delicadeza.

A toda esta oferta se suma ahora una más, el 'Direkte'. Este minúsculo restaurante situado en los pórticos de La Boquería (entrando a mano izquierda, no hay pérdida) sirve uno de los menús más interesantes del mercado y lo hace gracias a una filosofía que aprovecha cada centímetro de un local pensado para la cercanía, para el detalle, para cultivar una estrecha relación entre el chef y el huésped. Por supuesto, todo eso no serviría de nada sin un cocinero que trabaja un concepto alimentado por unas raíces fortalecidas en Asia y rematadas con un toque local.

La chef china Shu Zhang conversa con los comensales en la barra del restaurante Direkte Boqueria, en Barcelona.
La chef de origen chino, Shu Zhang, trabaja codo con codo con Muñío en la cocina y conversa con los clientes.

El chef Arnau Muñío ha tardado un tiempo en conseguir lo que perseguía: un restaurante en el que poner en práctica lo aprendido con Ramón Martínez, Rafa Morales y Carles Abellán (con este último en 'Comerç 24', durante más de 11 años): "Al final convencí a Carles de que me dejara este local para montar algo especial, un sitio pequeño en el que ofrecer algo que tenga mucho que ver conmigo", dice Muñío.

La coca de cebolla, papada ibérica y sardina ahumada del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
La coca de cebolla, papada ibérica y sardina ahumada es uno de los sorprendentes platos del menú.

Y se nota el callo del emprendedor, empezando por la carta de vinos que le ha diseñado Antonio Lopo (el extraordinario sumiller de Abellán) y –sobre todo– con un menú degustación que toca todas las teclas del paladar. Si a eso le sumamos una preciosa barra baja de madera y capacidad para ocho comensales, el 'Direkte' se convierte, de golpe y porrazo, en una de esas visitas obligadas para los amantes de la buena comida.

Los chefs Arnau Muñío y Shu Zhang en la cocina de la barra del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
Asia y Cataluña en perfecta comunión en cada uno de los platos de la cocina en directo de 'Direkte'.

"Me gusta mucho la comida japonesa y, en general, la gastronomía asiática, pero no puedo evitar mis raíces catalanas y en esa combinación es donde reside lo que pretendo transmitir con la cocina del 'Direkte'" cuenta el chef. Abriendo al mediodía de martes a sábado y por las noches el viernes y el sábado, Muñío reconoce que, en ocasiones, es difícil lidiar con la esencia de un mercado que es un camaleón y cuya base clientelar es mayormente turística.

Plato de papada ibérica picante rellena de ostra del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
La papada ibérica picante rellena de ostra es de esos platos que gana adeptos desde la apertura del local.

"A veces pasan por aquí, se sientan y se dejan sorprender, pero esta tampoco es una zona en la que haya demasiado tránsito. Por suerte, tenemos un local que se llena enseguida y no nos está yendo mal. Por las noches es un poco más difícil con el mercado cerrado, pero acabamos de empezar", admite con una sonrisa.

Como en la cocina de un amigo

El menú degustación de 'Direkte' –digámoslo claro– es estupendo. Capaz de fundir los sabores de Asia con determinados aspectos de la rica cocina catalana, el local brilla ya desde su primer plato, con ese pica-pica de coles encurtidas, magníficas, con una textura extraordinaria.

Una comensal mira con atención cómo sirven el consomé de gallina, huevo de pollita y crestas.
Trato cercano, proximidad y una cocina abierta conforman el sello del local.

Después llegan la sorprendente papada ibérica picante rellena de ostra (un plato de una intensidad inesperada), el magnífico consomé de gallina con huevo y crestas y la alucinante coca de cebolla, papada ibérica y sardina ahumada.

Plato de “Capipota” a la brasa con su jugo y “raifort” del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
Los callos o 'Capipota' a la brasa con su jugo 'raifort', otro híbrido exquisito.

El doble uso de la papada (de dos formas totalmente distintas, ambas excelentes) da fe de la habilidad del chef para darle la vuelta a ingredientes clásicos con resultados notables. Eso sí, la coca de cebolla es seguramente el mejor plato del menú, con esa mezcolanza de sabores, esa gemellaggio (una bonita palabra italiana que significa 'hermanamiento') entre el crujir de la base, el salado de la sardina y la textura de la papada, al que el toque de cebolla acaba de añadir un matiz delicioso. "Me gusta coger algo como un plato o una receta, algo que tenemos clavado en la mente y darle un pequeño giro. Es muy reconfortante ver la expresión del comensal", clama el chef.

Preparación de la ensalada de pepino y pulpo encurtido Tsukiji del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
Preparando la ensalada de pulpo como si de una pintura marina se tratara.

Fresquísima la ensalada de pepino y pulpo encurtido Tsukiji, que se beneficia del tratamiento del que ha gozado el octópodo, de textura superlativa, macerado para la ocasión: "escaldado y envejecido", dice el chef con una sonrisa. Brillante la carrillera de ternera ahumada Pekín, tierna hasta decir basta y espectacularmente jugoso, igual que el Capipota (callos) a la brasa con su jugo y raifort, una preciosa variación de un plato inmortal de la cocina española. Si a alguien le queda algo de hambre, el mango con fruta de la pasión, yogur y mezcal, se encargará de rematar la jugada.

El local se ubica en los soportales del Mercado de La Boquería.

El perfeccionismo del chef llega a afectar a la banda sonora del local: él mismo se encarga de seleccionar las canciones que suenan en 'Direkte': de The Jam a los Madness, pasando por los Specials, Clapton o los Rolling Stones: "Me paso muchas noches haciendo listas que después me hagan más agradable la jornada. Me gusta muchísimo la música y forma parte del espíritu del 'Direkte'" confiesa Muñío.

Postre de Mango, Passión, yogur y mezcal del restaurante Direkte Boquería, en Barcelona.
El postre de Mango, Pasión, yogur y mezcal. No te lo pierdas.

Sería injusto no mencionar la pluscuamperfecta carta de vinos, huyendo a toda velocidad de cualquier convencionalismo para ofrecer al visitante algo distinto. Nos permitiremos recomendar uno: el Negre 1. Este tinto de color intenso es una de esas sorpresas que obligan a reformular los prejuicios de cualquier paladar. En cualquier caso, déjate aconsejar: la bodega es breve como el propio local, pero igual de portentosa.
Ya lo decía Miguel Ángel: "La perfección no es cosa pequeña, pero está hecha de pequeñas cosas".

RESTAURANTE DIREKTE BOQUERIA - Calle de les Cabres, 13. Mercado de La Boqueria, Barcelona. Tel. 931 14 69 39.
 

Te puede interesar...