Los restaurantes indispensables de Valencia

Súmate al planazo gastro para celebrar el triunfo de Marc Márquez

El Canalla Bistro de Ricard Camarena en Valencia. Foto: Facebook.
El Canalla Bistro de Ricard Camarena en Valencia. Foto: Facebook.

Te proponemos una ruta gastro-festiva por Valencia para disfrutar como todo un campeón de Moto GP de los platos más interesantes de una ciudad en plena ebullición culinaria. Te garantizamos mucha diversión.

Domingo. 2.45 PM. "Curva a la izquierda... acelero... sigo acelerando y... ¡bandera a cuadros! Ahora sí es oficial, a mis 23 años soy campeón del mundo, por tercera vez, de Moto GP. Me subo al podium, atiendo a los periodistas, duchita y a celebrar. ¿Pero dónde?".

No te preocupes, Márquez. La respuesta es fácil en Valencia, donde en los últimos años se ha desarrollado una oferta gastronómica de primera que te va a sorprender. Te proponemos mucha diversión.

Warm-Up

De camino entre el circuito de Cheste y la ciudad de Valencia, hay una nueva parada obligatoria: Nómada. Se trata del nuevo proyecto de Begoña Rodrigo (La Salita), un local divertido, irreverente, irrespetuoso y a la vez elegante, como no podría ser de otra manera. Una gran barra que envuelve una cocina al descubierto: robata, kamado y, por supuesto, sartenes, cazuelas y mucho sabor.

Alcachofas con huevo frito y jamón. Foto: Nómada.
Alcachofas con huevo frito y jamón. Foto: Nómada.

Picamos algo rápido, que nos queda mucha pista: chips de sardinas y alcachofas con huevos fritos (o algo así) y jamón. ¿Nos vamos a dejar el sándwich de pastrami? Ahora vamos con prisa, pero a la vuelta al motor-home, cae. El sándwich de pastrami de Nómada merece un punto y aparte obligado.

La cocina de Nómada ha visto la luz hace tan sólo unos días y se presenta un concepto diversísimo y muy disfrutable.

Parrilla de salida y primeras curvas

Ya en la ciudad, nos encaramos al barrio de Ruzafa (¿dónde si no?). Para arrancar nos dirigimos a Doña Petrona, de German Carrizo y Carito Lourenço, esos locos argentinos que tras pasar por Quique Dacosta y dirigir las cocinas del susodicho en Vuelve Carolina y El Poblet, han decidido revolucionar la ciudad desde Fierro y Doña Petrona.

En Doña Petrona la carta es divertida, con dos partes diferenciadas: cocina de Allá y de Acá. A modo de comparación, para cada plato argentino (de allá) le corresponde un plato de acá.

Empanadas de Doña Petrona. Foto: Facebook.
Empanadas de Doña Petrona. Foto: Facebook.

Para gestionar las primeras curvas, vamos a por una empanada mendocina. Ojo, que se codean con las mejores empanadillas de la tierra, y eso que la Comunitat es tierra de empanadillas y muy buenas -sobre todo unas muy especiales que hacen en Jávea-. La mendocina es buenísima, de verdad, con una masa realmente crujiente que nos tiene locos. Para completar la primera fase de carrera y no perder comba, una milanesa.

Dos pesos pesados a mitad de carrera

Primero Saiti, de Vicente Patiño. Imprescindible su ensaladilla, una de las más afamadas de la península -merecida fama, créanme-. Suave, cremosa y sabrosa al máximo. La cocina de Vicente es poderosa en sabor, sutil en matices y arraigada al terreno. Para muchos, entre los que nos incluimos, se trata de los mejores cocineros de la zona.

Ya para el recuerdo queda su empanadilla de pisto. De su nueva carta elegimos dos platos que nos encantan: quinoa guisada en un caldo ibérico, piñones, pasas y albahaca, un guiso al estilo Vicente, potente de sabor y excelente en su combinación. Para terminar un salmonete en adobo, haciendo gala de la tradición adobera y tratando un producto como sólo pocos saben. De diez.

Quinoa guisada en caldo ibérico, piñones, pasas y albahaca. Foto cedida.
Quinoa guisada en caldo ibérico, piñones, pasas y albahaca. Foto cedida.

El otro grande es ya un clásico en las cenas sinvergüenzas de Valencia: Ricard Camarena se divierte con su carta informal y atrevida del Canalla Bistro. Apostamos por el pescado, el pastisset de aguardiente, boniato y foie gras, un guiño a los postres tradicionales de festividad valenciana (el pastisset de boniato), completado por el foie que nos deja un bocado profundo y con la combinación precisa dulce/salado. Luego nos vamos de cabeza a por la tempura de verduras melosa ligeramente picante, una maravilla de punto de cocción de las verduras y una salsa que está para rebañar, con los dedos si fuera necesario.

La carta está adornada con ceviches, tiraditos, tartares, marinados, tacos, pad thai... Pero si hemos de quedarnos con un bocado que nos permita avanzar en carrera y enfrentarnos a lo que viene, nuestra elección es el bocata al vapor de cerdo pekín. Una maravilla que se come en dos bocados, un pato cocinado a la perfección con su salsita umami y rodeado del pan al vapor (llámenlo bao, si prefieren).

El 'pastisset' de aguardiente, boniato y foie gras. Foto: Facebook.
El 'pastisset' de aguardiente, boniato y foie gras. Foto: Facebook.

Final de carrera

Para encarar las últimas curvas de la carrera necesitamos caña y potencia. Y entonces, en pleno barrio de Ruzafa nos encontramos con El Bouet, de Tono Pastor y Cesar Lopo.

Ya se ha dicho que es el mejor curry de la ciudad, y lo secundamos. Lo que Tono consigue en esa mini cocina es mágico. Hemos dicho mini cocina, y nos quedamos largos. Preparaciones frescas, fresquísimas, con mucho punch: ácidos, picantes, incluso amargos, combinados en preparaciones, thai, peruanas e incluso de Oriente Próximo. Tras unos inmejorables fish cake, hay que probar el ceviche de Tono, un must cuya acidez juega a las grandes ligas del equilibrio, y el pescado en su punto justo de tersura y con su sabor reforzado por el ácido.

Tono Pastor y Cesar Lopo, los alma mater de 'El Bouet'. Foto cedida.
Tono Pastor y Cesar Lopo, los alma mater de 'El Bouet'. Foto cedida.

En El Bouet juega mucho el fuera de carta, y atención, es muy recomendable; en nuestra memoria el wok de sepionets y lubina siempre estará presente. Y el curry, ahí sí que nos dejamos llevar: el curry del día, nunca nos ha dejado indiferentes.

Y ya, una vez acabada la carrera nocturna, tras el festival de cocina descarada nos dirigimos de vuelta al motor-home. Pero no nos olvidamos: volvemos a parar en Nómada a por nuestro sándwich de pastrami.


Paradas de nuestro circuito GP (Gastro-Premium)

NÓMADA: Centro Comercial Bonaire. Carretera A-3, Km 345 (Aldaia)

DOÑA PETRONA: Carrer del Pare Perera, 5 (Valencia)

SAITI: Carrer de la Reina Doña Germana, 4 (Valencia)

CANALLA BISTRÓ: Carrer del Mestre Josep Serrano, 5 (Valencia)

EL BOUET: Carrer de Puerto Rico, 36 (Valencia)

Te puede interesar...