Recetas para el Día del Padre

Un menú alucinante para celebrar con tu padre

Con este menú dejarás a tu padre con la boca abierta. Foto: Shutterstock
Con este menú dejarás a tu padre con la boca abierta. Foto: Shutterstock

No has podido comprar un regalo para el Día del Padre, ni falta que hace. Justo este año tienes excusa. Ponte manos a la obra y homenajea a tu progenitor con platos diferentes hasta en su concepción. De esos que "molan", como diría tu padre. Poke bowl auténtico hawaiano de atún picante, chuleta de Kiev y rollito arcoíris. Un consejo: si lo que buscas es ser el colmo de original comienza por el postre y ve marcha atrás.

# 1. Primer plato: Poke Bowl de atún picante

1. Primer plato: Poke Bowl de atún picante

Ideal para compartir. Foto: David de Luis.

Las ensaladas hawaianas a base de pescado crudo cortado en dados, los poke bowls, son una excelente opción para un aperitivo o un almuerzo: son frescas, sabrosas, sanas y combinan con multitud de ingredientes como arroz, algas, vegetales, salsas... Nuestra chef, Rosa Tovar, tunea un par de recetas de pokes, por cierto, el plato favorito de Barack Obama.

Poke bowl de atún picante

  • ½ k de ventresca de atún en una loncha de 2-3 cm
  • 1 cucharada de salsa sriracha
  • 1 cucharada de semillas negras y blancas de ajonjolí mezcladas
  • 1 cucharada de vinagre de arroz o 2 de zumo de lima
  • 1 trozo de rizoma de 2 cm de jengibre pelado y rallado
  • 2-3 montoncitos de algas wacame, secas o congeladas
  • 2 cebolletas chinas –alargadas– lo blanco por un lado y lo verde por otro en juliana
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 3 cucharadas de aceite de ajonjolí, tostado o natural, al gusto
  • 60 g de arroz


TIEMPO DE ELABORACIÓN: 45 minutos.

ELABORACIÓN:

Limpiar las cebolletas y cortarlas como se indica en los ingredientes. Cortar el atún en cubos de 3 cm de lado y colocarlo en una ensaladera en la que se han mezclado antes la salsa de soja, la sriracha, una cucharada de aceite de ajonjolí, lo blanco de las cebolletas, el jengibre rallado y el vinagre. Revolver y dejarlo en adobo el tiempo que se tarda en hacer todo lo demás.

Remojar las algas hasta que estén rehidratadas y blandas –unos 20 minutos–. O descongelarlas y lavarlas al chorro de agua fría. Escurrir y, en un tazón, revolverlas con los granos de ajonjolí de los dos colores y ½ cucharada de aceite de ajonjolí. Dejar en reposo. Mientras se hace todo lo anterior, cocer el arroz en volumen doble de agua hirviente salada en un cazo. Cuando se haya terminado el líquido, apagar el fuego y tapar el cazo. Dejar reposar unos minutos, descubrir y revolver. Dejar enfriar.

Repartir en un lado de cada bowl el arroz y las algas en otro. Escurrir el atún del adobo y distribuirlo sobre el arroz y las algas de los dos cuencos. Mezclar el jugo resultante con el resto del aceite de ajonjolí. Probar de punto de sal, de acidez y de picante y corregir según gustos. Verterlo repartido entre los dos bowls. Esparcir por encima lo verde de la cebolleta. Servir de inmediato.

NOTA: Si no se dispone de la salsa sriracha, agridulce, muy picante y muy de moda, o no se encuentra en el supermercado de la esquina, se puede sustituir por salsa picante de chile rojo, como tabasco, un poco de azúcar y otro tanto de vinagre, todo mezclado. 

# 2. Segundo plato: Chuleta de Kiev

2. Segundo plato: Chuleta de Kiev

Chuleta de Kiev
Chuleta de Kiev

Chuleta de Kiev

  • 1 yema de huevo
  • 2 huevos y la clara que sobra
  • 4 pechugas de ave con el alón
  • 75 g de mantequilla
  • Aceite de girasol o mantequilla abundante para freír
  • Harina
  • Pan rallado
  • Pimienta
  • Sal


PARA 4 PERSONAS

ELABORACIÓN:

Retirar a cada media pechuga las costillas y el esternón. Cortar las dos partes más finas del ala y, de la más gruesa retirar toda la carne, de modo que quede el hueso descarnado. Retirar el resto de la piel a la pechuga. Separar el filete interior, cortarlo como hacen en la pollería para hacer un filete más amplio y golpearlo con una piedra o el mazo de carnes hasta afinarlo más, sin romperlo. Envolver con cada uno de los filetes de pechuga el cigarrito de mantequilla. Introducir de nuevo en el congelador o en la parte más fría del frigorífico.

Abrir cada una de las pechugas en 3 filetes, pero sin separar, con cuidado de no quitar el hueso del ala. Salpimentar y colocar en el centro el filete pequeño de cada pechuga que encierra la mantequilla. Encerrarla a su vez enrollando la pechuga y empanar pasando por huevo batido, harina, huevo otra vez, no me he equivocado, y por pan rallado. Conservar en la parte más fría del frigorífico hasta el momento de freírlos en aceite bien caliente. 

# 3. Postre: Rollitos de frutas con chocolate blanco y mango

3. Postre: Rollitos de frutas con chocolate blanco y mango

Estos bocados frescos y crujientes son apetecibles todo el año, pero lo son mucho más cuando llega el calor y en los mercados hay verduras y frutas de colores vivos, y texturas que crujen entre los dientes . Una vez humedecidas, las tortitas de arroz casi transparentes dejan ver los colores del arcoíris, dibujado con las verduras y frutas con que se rellenan y las flores y hojas con las que se adornan. Para este menú del Día del padre proponemos los rollitos de frutas con chocolate blanco y mango. Le dejarás con la boca abierta.

Los "rollitos de postre" son tan bonitos que casi da pena comerlos.

Rollitos de frutas con salsa de chocolate blanco y mango

  • 100 g de chocolate blanco
  • 1/2 cucharadita de semillas de cardamomo muy molidas
  • 1/4 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 limón
  • 1 mango mediano o 1/2 muy grande
  • 1 pellizco de ralladura de limón
  • 1 rodaja gruesa de piña fresca
  • 1 terrina de arándanos
  • 1 terrina de frambuesa o 100 g de fresón
  • 2 kiwis verdes
  • 4 tortitas de arroz vietnamitas de 22 cm de diámetro o 4 tortitas de arroz vietnamitas cuadradas de 20 cm de lado
  • 60 g de puré de mango
  • 60 ml de leche de coco
  • 8 flores bonitas y planas
  • Agua
  • Unas hojitas de menta fresca tiernas


PARA 4 ROLLITOS 

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 35 minutos

ELABORACIÓN DE LOS ROLLITOS: 

Comenzar por preparar las frutas y flores para el relleno. Lavar las flores y las hojitas de menta, para dejar que se sequen sobre un paño o papel de cocina. Colocar en una fuente por separado las frambuesas –o los fresones lavados, sin hojas y en lonchas finas– y los arándanos. Pelar la rodaja de piña, retirar el corazón duro y cortar lonchas lo suficientemente finas para ser elásticas. Rociar de limón y reservar en la fuente.

Pelar los kiwis, retirar el centro más duro con un cuchillito fino, pero cuidando de no quitar las semillas, y cortar lonchas lo suficientemente finas para que sean elásticas. Rociar de zumo de limón y reservar en la fuente. Pelar el mango y sacar lonchas lo suficientemente finas para que sean elásticas. Si son muy anchas, cortarlas a lo largo. Rociar con zumo de limón. Reservar en la fuente.

Para los rollitos, remojar una tortita en agua puesta en un plato grande y hondo. Colocarla sobre una tabla.  Ordenar las frutas en un combinado de colores bonito en la mitad inferior de la tortita. Envolver las frutas ajustando el relleno para que el rollito tenga consistencia.  Doblar los extremos de los lados hacia dentro.  Colocar dos flores del revés y unas hojitas de menta, también del revés, en la parte aún vacía de la tortita y terminar de enrollar. Pasar a la fuente de servicio y repetir para acabar con las tortitas y las frutas. Servir con la salsa.

ELABORACIÓN DE LA SALSA:

Calentar en un cacito la leche de coco hasta que hierva. Retirar del fuego y añadir el chocolate blanco. Remover hasta que se haya fundido. Dejar templar. Mientras, limpiar el mango y triturar la pulpa con el jengibre, las semillas de cardamomo, la ralladura y el zumo de limón. Cuando la mezcla chocolate-leche de coco esté casi fría pero aún líquida, mezclar con el puré de mango. Comprobar la consistencia y añadir un poco de agua si estuviera muy espeso.

Más en...