3 Recetas de rollitos vietmanitas de arroz y colores

Tú también puedes hacer los rollitos arcoiris que triunfan en instagram

rollitos arcoiris
La salsa de tahina combina perfectamente con las verduras y el 'kimchi'.

Perfectos para aperitivos o postres, los rollitos de arroz con ingredientes multicolores harán las delicias de vuestros invitados incluso antes de hincarles el diente. De verduras y con salsa de aguacate, o con kimchi y salsa de tahina para comenzar. O de frutas con salsa de chocolate blanco para acabar. Cualquiera será todo un acierto. 

Estos bocados frescos y crujientes son apetecibles todo el año, pero lo son mucho más cuando llega el calor y los mercados están llenos de verduras y frutas de colores vivos, y texturas que crujen entre los dientes . Una vez humedecidas, las tortitas de arroz casi transparentes dejan ver los colores del arcoíris, dibujado con las verduras y frutas con que se rellenan y las flores y hojas con las que se adornan. ¿Puede haber algo más bonito?

En cuanto se humedecen se pueden ver los ingredientes del rollito a través de las tortitas de arroz.

Pero no solo son bonitos estos bocados, es que además están muy ricos. Y resultan aún mucho más sabrosos cuando se hunden en una salsa suculenta y perfumada antes de darles el primer bocado. En estas salsas está todo el secreto del sabor de los rollitos. 

Es muy corriente hacer estas salsas con mantequilla de cacahuete como base, pero creo que la tahina es más cercana a nuestros gustos, más sabrosa y refinada. También se pueden hacer las salsas con frutas y verduras que soporten bien los aromas de las especias. El aguacate o el mango sirven tanto para dulces como para salados. A ambos frutos les van muy bien el picante del jengibre, los aromas de las especias, el ácido, el dulce...

En algunos lugares de Asia, en especial en Vietnam, introducen en medio de las verduras filetes de cerdo, ternera o de pollo a la plancha, cortados en tiritas y bien especiados. También están muy ricos así, pero no son vegetarianos. Antes de enrollarlas, se puede esparcir por encima de las verduras unos frutos secos picados o enteros, desde almendras a cacahuetes fritos o pipas de girasol. Asimismo semillas, ajonjolí crudo o tostado, linaza dorada o marrón, chía, amaranto reventado, ajenuz... Pues manos a la obra.

Rollitos de verduras con salsa de aguacate

  • 1/2 lombarda pequeña
  • 1/2 pimiento amarillo pequeño
  • 1/2 pimiento rojo pequeño
  • 1 aguacate no muy grande
  • 1 calabacín pequeño o 1/2 grande
  • 1 diente de ajo, machacado
  • 1 guindilla fresca verde pequeña, sin semillas y muy picada
  • 1 limón
  • 1 puñado de hojas de cilantro sueltas, sin tallos
  • 1 tomate pequeño, pelado, sin semillas y picado fino
  • 2-3 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de hojas de cilantro sin tallos, picadas muy finas
  • 2 zanahorias muy tiernas
  • 4 tortitas de arroz vietnamitas de 22 cm de diámetro o 4 tortitas cuadradas de 20 cm de lado
  • Agua y 2 cucharadas de aceite -de cacahuete o AOVE
  • Sal y agua según las necesidades
En menos de una hora puedes tener el aperitivo perfecto para el verano.

PARA 4 ROLLITOS

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 40 minutos 

 

ELABORACIÓN DE LOS ROLLITOS: 

Para los rollitos, preparar las verduras como sigue: lavar todas las verduras. Lavar y poner las hojas de cilantro en un vaso con agua muy, muy fría hasta que se vayan a usar. Pelar y rallar las zanahorias. Rociar con zumo de limón. Colocarlas en un plato.

Lavar el calabacín, retirar la piel con un poco de la carne y cortar en tiritas. A continuación retirar la carne blanca del calabacín –sin las semillas– y cortar en tiritas también. Colocar separadas de las zanahorias. Verter encima unas gotas de zumo de limón.

Quitar las hojas más feas del exterior de la lombarda y cortar de la parte superior, donde las hojas son más finas y en paralelo al corte que se hizo para partirla al medio, tiritas finas, como 4 cucharadas. El resto dejarlo para otro uso. Lavar los pimientos amarillo y rojo y cortarlos en tiritas. Reservar las verduras.

Es importante que la combinación de colores sea atractiva.

Llenar un plato grande y hondo con agua fría. Introducir una tortita en agua unos segundos y pasarla a una tabla. Pintar con un pincel y el aceite la cara a la vista de la tortita. Así se impermeabiliza un poco.

En la mitad inferior de la tortita redonda o cuadrada –puesta en diagonal o en paralelo a la tabla– colocar una junto a otra la cuarta parte de cada una de las verduras para conseguir una mezcla de colores bonita –por ejemplo, lombarda, pimiento rojo, zanahoria, pimiento amarillo, calabacín blanco, calabacín verde– o en el orden que a uno le parezca mejor. 

A continuación, doblar la mitad inferior de la tortita sobre las verduras para envolverlas, apretando con suavidad para darle consistencia al rollito, y doblar los extremos de los lados para encerrar el relleno con esta mitad de la tortita. 

Colocar unas hojas de cilantro escurridas y secas sobre la tortita, aún sin enrollar, a lo largo del rollito. Terminar de enrollar y pasar a la fuente de servicio. Repetir de nuevo hasta terminar los cuatro rollitos. En este momento se pueden conservar en el frigorífico un par de horas y hasta un poco más muy bien. Servir con la salsa.

ELABORACIÓN DE LA SALSA:

Para la salsa, partir al medio el aguacate, quitar el hueso y pelarlo para sacar la pulpa. En un cuenco o ensaladera poner el aguacate en trozos con un poco de zumo de limón y triturarlo con un tenedor. Añadir el resto de los ingredientes y seguir triturando con suavidad. Añadir la sal que se considere necesaria y el zumo de limón al gusto. 

Esta especie de guacamole tiene que quedar espeso, pero si se quiere un poco más líquido, añadir un poco de agua al gusto. También se puede hacer en una batidora. Guardar en frigorífico hasta el servicio.

Rollitos de verduras con 'kimchi' y salsa de 'tahina'

  • 1/2 cucharada de salsa de pescado
  • 12 tomatitos cherry amarillos
  • 1 aguacate no muy grande
  • 1 cucharada de semillas de ajenuz (también se conoce como neguilla)
  • 1 cucharada rasa de azúcar cruda o panela
  • 1 guindilla fresca pequeña, roja mejor, pero verde también, picada muy fina
  • 1 limón
  • 1 remolacha pequeña cruda o cocida, muy bien escurrida
  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete o AOVE
  • 2 cucharadas de cebollino picado
  • 2 cucharadas o más de zumo de limón
  • 2 dientes de ajo triturados
  • 3 cucharadas de salsa de soja líquida
  • 4 cucharadas de tahina
  • 4 tortitas de arroz vietnamitas de 22 cm de diámetro o 4 tortitas de arroz vietnamitas cuadradas de 20 cm de lado
  • 75 g de lechuga-escarola de la que se llama frisée
  • 80 g de kimchi en conserva, muy bien escurrido
  • Agua si hiciera falta
  • Hojas de albahaca
  • Sal, si hiciera falta, y pimienta
El ajenuz le da un toque muy rico.

PARA 4 ROLLITOS

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 35 minutos

 

ELABORACIÓN DE LA SALSA:

Comenzar por preparar la salsa. En un cuenco grande echar la tahina –con la mínima cantidad de aceite que siempre sobrenada la pasta–, el ajo, la guindilla, el zumo de limón y el azúcar. Revolver bien –en este momento la tahina espesará mucho al mezclarla con líquido acuoso–.

Añadir la salsa de soja, revolver y comprobar si es necesario añadir un poco de agua para aligerar la salsa. Tiene que ser lo suficientemente densa para cubrir el rollito, o el dorso de una cuchara cuando se introduce en la salsera, pero no tanto como para ser una pasta muy espesa. Probar de sal, acidez y dulzor y rectificar. Añadir la pimienta. Revolver y reservar al fresco.

¡También aptos para veganos!

En el momento de servir comprobar si hay que añadir más agua porque haya espesado mucho y verter en la salsera. Adornar con el cebollino para servir. A continuación preparar las verduras como

ELABORACIÓN DE LOS ROLLITOS:

Abrir el envase de kimchi y ponerlo a escurrir en un colador. Presionar con suavidad.

Lavar la lechuga o escarola bien y escurrirla al máximo. Secarla entre dos paños apretando con suavidad. Cortar en trozos de 4-5 centímetros. Reservar en una fuente. Colocar en la fuente donde está la lechuga la cantidad de brotes equivalente a la de la lechuga, en volumen.

Cortar el aguacate, retirar el hueso y de las dos mitades sacar tiras o dados, como se prefiera. Rociar con zumo de limón y colocar en la fuente.

Y antes de cerrar el rollito, no te olvides de la hoja de albahaca.

Pelar y cortar en tiritas la remolacha. Si ya es cocida, secarlas entre dos papeles triples de cocina hasta que no suelten mucha agua, que tiñe todo y ablanda las tortitas. Lavar y cortar al medio los tomatitos cherry. Colocar en la fuente.

Pelar y cortar en tiritas la remolacha. Si es ya cocida, secar las tiritas entre dos papeles triples de cocina apretando con suavidad. Reservar en la fuente.

Llenar un plato grande y hondo con agua fría. Introducir una tortita en agua unos segundos, hasta que esté flexible, no más, y pasarla a una tabla. Pintarla con aceite con un pincel de cocina. Esparcir por encima la cuarta parte de las semillas de ajenuz.

Colocar las verduras formando un bonito conjunto de colores. Doblar la primera mitad de la tortita sobre las verduras y ajustarlas para darle consistencia al rollito. Doblar los extremos de los dos lados para encerrar el relleno. Colocar en la parte libre de la tortita aún sin enrollar 2-4 hojas de albahaca, según sean de albahaca italiana o española. Terminar de enrollar la tortita y colocar en la fuente de servicio. 

Repetir la misma operación hasta acabar con todos los ingredientes. En este momento los rollitos se pueden conservar en el frigorífico hasta 2-3 horas. Servir los rollitos con su salsa.

Rollitos de frutas con salsa de chocolate blanco y mango

  • 100 g de chocolate blanco
  • 1/2 cucharadita de semillas de cardamomo muy molidas
  • 1/4 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 limón
  • 1 mango mediano o 1/2 muy grande
  • 1 pellizco de ralladura de limón
  • 1 rodaja gruesa de piña fresca
  • 1 terrina de arándanos
  • 1 terrina de frambuesa o 100 g de fresón
  • 2 kiwis verdes
  • 4 tortitas de arroz vietnamitas de 22 cm de diámetro o 4 tortitas de arroz vietnamitas cuadradas de 20 cm de lado
  • 60 g de puré de mango
  • 60 ml de leche de coco
  • 8 flores bonitas y planas
  • Agua
  • Unas hojitas de menta fresca tiernas
Los "rollitos de postre" son tan bonitos que casi da pena comerlos.

PARA 4 ROLLITOS 

TIEMPO DE ELABORACIÓN: 35 minutos

 

ELABORACIÓN DE LOS ROLLITOS: 

Comenzar por preparar las frutas y flores para el relleno. Lavar las flores y las hojitas de menta, para dejar que se sequen sobre un paño o papel de cocina.

Colocar en una fuente por separado las frambuesas –o los fresones lavados, sin hojas y en lonchas finas– y los arándanos. Pelar la rodaja de piña, retirar el corazón duro y cortar lonchas lo suficientemente finas para ser elásticas. Rociar de limón y reservar en la fuente.

Pelar los kiwis, retirar el centro más duro con un cuchillito fino, pero cuidando de no quitar las semillas, y cortar lonchas lo suficientemente finas para que sean elásticas. Rociar de zumo de limón y reservar en la fuente.

En lugar de frambuesas también se pueden usar fresones.

Pelar el mango y sacar lonchas lo suficientemente finas para que sean elásticas. Si son muy anchas, cortarlas a lo largo. Rociar con zumo de limón. Reservar en la fuente.

Para los rollitos, remojar una tortita en agua puesta en un plato grande y hondo. Colocarla sobre una tabla. 

Ordenar las frutas en un combinado de colores bonito en la mitad inferior de la tortita. Envolver las frutas ajustando el relleno para que el rollito tenga consistencia.  Doblar los extremos de los lados hacia dentro. 

Colocar dos flores del revés y unas hojitas de menta, también del revés, en la parte aún vacía de la tortita y terminar de enrollar. Pasar a la fuente de servicio y repetir para acabar con las tortitas y las frutas. Servir con la salsa.

Las flores entre la fruta, todo un detalle.

ELABORACIÓN DE LA SALSA:

Calentar en un cacito la leche de coco hasta que hierva. Retirar del fuego y añadir el chocolate blanco. Remover hasta que se haya fundido. Dejar templar. Mientras, limpiar el mango y triturar la pulpa con el jengibre, las semillas de cardamomo, la ralladura y el zumo de limón.

Cuando la mezcla chocolate-leche de coco esté casi fría pero aún líquida, mezclar con el puré de mango. Comprobar la consistencia y añadir un poco de agua si estuviera muy espeso.

 

 

Más en...