Cocina al minuto: Receta de sopa de tomate y cebolla crujiente

La sopa más rápida del mundo

Dificultad

Fácil

Cocción

5’

Compartir

02/02/2021 –

Actualizado: 16/02/2021

Fotografía: Sofía Moro

Llegas a casa, no tienes nada para la familia. No tienes familia pero a última hora has invitado a unos amigos a comer o cenar. Una sopa rápida y sabrosa es el principio de un menú feliz. Abre la despensa y el frigorífico y manos a la obra. Esta receta comienza -y casi termina- con dos botes de salsa. Uno de esos platos invernales que se puede tener listo en apenas 10 minutos, la sopa de tomate y cebolla crujiente

El laurel y el tomate toman la palabra en esta receta, pero los aromas siempre se pueden cambiar si no se es gustoso de alguno de ellos. Orégano y tomillo van muy bien juntos, por ejemplo y se añaden a la cazuela justo antes de echar la salsa de tomate. Si no tienes cebolla frita crujiente envasada, puedes hacerla en unos minutos en el microondas en un poco de aceite.

Corta una cebolla dulce mediana en lonchitas muy finas, de polo a polo. Colócala en un plato hondo apto para microondas con 1/2 vaso de aceite (de girasol ecológico o normal), cubre con una tapadera y cocina a potencia media durante 5 minutos. Saca, revuelve y, si aún no está dorada, a cocinar otros 3 minutos. Saca la cebolla frita y dorada a otro plato con papel de cocina. En unos minutos se pondrá crujiente.

Preparación de Sopa de tomate con crujiente de cebolla

  1. En una cazuela pequeña poner las hojas de laurel -si son frescas, mucho mejor, pero pueden ser secas-, y calentarlas sin nada.
  2. Cuando huela bien el laurel, añadir el comino, la guindilla (si se quiere) y, sin espera para que no se quemen, echar la salsa de tomate encima y el caldo.
  3. Calentar durante unos 5 minutos, retirar las hojas de laurel y ya se puede servir adornada con un poco de la cebolla frita crujiente.


PARA 4 PERSONAS

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 5 minutos

TIEMPO DE COCCIÓN: 5 minutos

ELABORACIÓN DE RECETA DE SOPA DE TOMATE Y CEBOLLA CRUJIENTE:


En una cazuela pequeña pon las hojas de laurel (si son frescas, mucho mejor, pero pueden ser secas), y caliéntalas sin nada.

Cuando huela bien el laurel, añade el comino, la guindilla, si la quieres poner, y, sin espera para que no se quemen, echa la salsa de tomate encima y el caldo.

Calienta durante unos 5 minutos, retira las hojas de laurel y puedes servirla adornada con un poco de la cebolla frita crujiente