Recetas de sopas para el invierno

4 sopas que te hacen sentir mejor

sopas invierno
Sopas calientes y sencillas alejadas de lo común.

Para combatir los fríos de principios de año en el hemisferio norte hay pocas cosas más eficaces que una buena sopa caliente, con verduras y otros ingredientes ricos en hidratos de carbono, como legumbres, patatas, cereales, en grano o, en el caso del trigo o el arroz, en forma de pan o pasta. No siempre es imprescindible la presencia en estas recetas reconfortantes de ingredientes animales, como carne o pescado y hasta queso u otros lácteos, aunque tampoco sobran.

La sopa es una de las formas, quizá, más antiguas de cocina y desde tiempos tan remotos siguen presentes en las mesas de todo el mundo, bien calientes en las temporadas más duras de otoño e invierno y, en algunos lugares en que así lo aconsejan los calores veraniegos, frías, después de cocinadas cuando es necesario.

Todas las sopas se pueden presentar en su forma más típica y arcaica o con toques de cierta modernidad. Siempre resultan reparadoras para los cuerpos ateridos por el frío invernal, razón por la que es aconsejable que cada ración contenga una cantidad mínima cercana o superior a una taza.

# 1. Sopa de calabaza, grelos y patata

1. Sopa de calabaza, grelos y patata

Empezamos esta selección con una sopa con toques gallegos donde la calabaza es la protagonista, acompañada de grelos y patata que se pueden sustituir por berza verde y alubia blanca ya cocida. Y que siempre es recomendable finalizar con un chorrito de aceite de oliva en crudo. 

plato sopa calabaza grelos y patata
Con un buen pan tenemos la comida perfecta tras un día frío.
# 2. Sopa de puerro y vieira

2. Sopa de puerro y vieira

Esta receta es parecida a la escocesa cocky lecky soup y se recomienda rematar con una chiffonade de puerro frita en aceite. También se puede rematar con unas cucharadas de nata, aunque no sea imprescindibe. Y, si no hay vieiras, bueno es pollo o faisán. 

sopa de puerro y vieira
Se puede presentar con 'chiffonade' de puerro frita en aceite.
# 3. Sopa de ajo con queso de Mahón

3. Sopa de ajo con queso de Mahón

Este es un plato pensado para comensales aficionados a los sabores fuertes. El color se lo da el pimentón y el caldo puede ser de carne o de cocido. También es importante utilizar el pan sentado, según la RAE: "pan muy metido en harina, cuando pasa un día después de su cocción y mientras permanece correoso".

plato sopa de ajo con queso de mahon
Una receta muy sabrosa y reconfortante.
# 4. Sopa de garbanzos con huevo y limón

4. Sopa de garbanzos con huevo y limón

Sobre todo en la meseta peninsular, si se habla de "sopa" y de "garbanzos", es muy probable que venga a la mente la palabra "cocido". No es este el caso, donde el limón y el huevo acompañanan a esta legumbre. Se trata de una sopa que recuerda, en cierto modo, al "rehogado de Semana Santa" que se prepara en la isla de Gran Canaria. 

sopa de garbanzos con huevo y limon
Sopa con un toque ácido, para variar.
Etiquetas: