Paradores de Turismo

Argomaiz, el Parador de la tranquilidad

El estrés queda atrás cuando atravesamos las puertas del Parador de Argomaiz. Por su ubicación, a solo 15 kilómetros de Vitoria-Gasteiz, podemos descansar al sosiego de la Llanada alavesa sin perdernos la oferta de ocio y cultura que nos ofrece la capital de la provincia. La propuesta suena todavía más sugerente si tenemos en cuenta la buena gastronomía que se sirve en la zona, donde los platos se acompañan siempre de los mejores vinos Rioja.

Situado en un alto en medio de la inmensa planicie de la Llanada alavesa, encontramos este Parador ubicado en el palacio de lafamilia Larrea, cuyo escudo se mantiene todavía en la fachada. El edificio, de estilo renacentista, se construyó siguiendo los cánones de las casas solariegas de la zona y cuenta con la curiosa anécdota de haber alojado a Napoleón Bonaparte en los días previos a su asalto a Vitoria-Gasteiz.

Parador de Argomaiz.
Parador de Argomaiz.

En la primera planta se ubican distintos salones y en la planta superior, bajo un espléndido entramado de viguería de madera soportado en los laterales pilares, también de madera, se encuentra el comedor. Allí estaba originalmente el desván, el granero e incluso el lugar donde trillar las mieses. Hoy es el espacio perfecto para disfrutar de los mejores manjares de la gastronomía alavesa, del campo y del mar. Ricos platos regados con los mejores vinos de la Rioja Alavesa.

El hotel cuenta también con una zona de mirador desde donde podemos contemplar, con la tranquilidad que se respira en toda la zona, unas vistas espectaculares de la Llanada, los campos de labranza, los montes de Álava y los primeros vestigios de la ciudad, que ponen el límite a tan amplia explanada.

A solo 15km de Vitoria-Gasteiz

Es precisamente su cercanía a la capital alavesa lo que convierte este Parador en un lugar idóneo para descansar pero también para hacer innumerables excursiones, la primera de ellas, por supuesto, aVitoria-Gasteiz. La ciudad nos ofrece tantos planes distintos que nos costará decidirnos solo por uno. En cualquier caso, lo que no podemos perdernos es un recorrido por su Casco Medieval, declarado Conjunto Monumental donde, fruto de una minuciosa rehabilitación, podemos ver un trazado medieval prácticamente intacto.

Nos encantará también visitar su Anillo Verde, un conjunto de cinco parques (que el consistorio prevé ampliar) que rodean la ciudad ofreciendo un amplio espacio para el ocio, ideal para pasear, ir en bicicleta o patines. Y, por supuesto, es de visita obligada alguno de los innumerables bares de pintxos de la ciudad, porque Vitoria-Gasteiz es experta en estas deliciosas muestras en miniatura de la alta cocina. 

Queso Idiazábal.
Queso Idiazábal.

Además de visitar Vitoria-Gasteiz, desde este Parador también podemos acercarnos a otro lugar curioso y tradicional en tierras vascas: una quesería. A sólo de 20 kilómetros de Argomaiz, en el municipio de Galarreta, encontramos la quesería Azkarra, donde se elabora el famoso queso Idiazábal, con Denominación de Origen e infinidad de premios en su haber. Allí podremos ver y conocer cómo es el proceso de elaboración tradicional de este queso que, por supuesto, podremos probar y comprar. El mejor sabor de boca con el que despedirnos de estas tierras donde descansar y disfrutar son una obligación.