{{title}}
{{buttonText}}

Fiestas de la Santísima Vera Cruz

Caravaca de la Cruz, Murcia

Compartir

Hierve la sangre en las atiborradas calles; grita la gente, jalea al caballo que, rodeado y sujeto por sus cuidadores, se mueve nervioso por el asfalto. Es el concurso, preludio de la carrera del día siguiente, otra locura en la que el caballo, con una obra de arte bordada sobre el lomo, corre 80 metros de una calle con cuatro peñistas agarrados a sus riendas. Y con el público delante, chillando, aplaudiendo, desbocado como el equino, abriendo paso durante los siete segundos que dura cada carrera. Todo es visceral y emotivo en la Carrera de los Caballos del Vino, la imagen más recurrente de unas fiestas con otros componentes, que celebran la Santísima Vera Cruz de Caravaca y que son de Interés Turístico Internacional. El aspecto religioso se representa en la misa de Aparición, la procesión del Baño y el acto mismo de bañar la Cruz de Caravaca en el Templete. La vertiente lúdica, basada en tradiciones medievales, tiene lugar con los caballos y con las procesiones y actos de moros y cristianos, en los que se representan combates y se exhiben alhajas y vestuario por parte de unos y de otros.
Caravaca era frontera con los reinos árabes, por lo que los soldados cristianos acompañaban a la Santísima Cruz en su viaje del santuario hasta el lugar donde se hacía el baño de bendición del agua de las acequias. Las escaramuzas con los moros dieron lugar a la representación actual, con parlamentos entre Fernando III el Santo y Ceyt-Abuceyt, choque de espadas y tronar de trabucos. La tradición cuenta que, en una ocasión, los árabes sitiaron Caravaca y un grupo de soldados cristianos decidió salir en busca de agua. Tras una búsqueda infructuosa, regresaron al pueblo con pellejos llenos de vino, en el que bañaron la cruz y que luego fue distribuido entre la población, que vio desaparecer sus problemas de salud milagrosamente. La carrera actual es una evolución de un rito que comenzó con los caballos desfilando con pellejos de vino y que, durante el s. XIX, fue cambiando por la acción de los vecinos, que jaleaban a los animales para que fueran más rápido.

Contacto

Localización

Plaza del Arco 1 30400 Caravaca de la Cruz