Una procesión en miniatura precede al paso de la “Burrita”, talla de Miguel Laínez, en su discurrir por Barbate. Los niños de la localidad visten túnicas hebreas y antifaces rojos, en pleno Domingo de Ramos, para dar inicio a la Semana Santa. Otra cofradía más veterana, la de los nazarenos, acompaña a la talla del Ecce Homo en su largo recorrido por las calles hasta el amanecer. También abarca un vasto trayecto el Cristo de Medinaceli: trece paradas tendrá que hacer antes de volver a la parroquia de San Paulino, en la Plaza de la Inmaculada. La noche acompaña a las hermandades del Nazareno y de la Soledad y Santo Entierro, que marchan ante los pasos mientras la oscuridad aporta matices sobrenaturales a la escena. La talla de El Resucitado, alzando la cabeza al cielo y mostrando las llagas de sus manos, es el momento más celebrado por las Hermandades y Cofradías, que presencian con desbordante emoción, en pleno Domingo de Resurrección, el momento que llevan un año esperando. Ya sea caminando hasta el amanecer o soportando pesadas cargas sobre sus espaldas, sin importar la distancia, los barbateños no conocen el cansancio cuando se trata de demostrar su devoción.

Localización

Oficina Municipal de Turismo, Paseo Marítimo, 5, 11160 Barbate, Cádiz