{{title}}
{{buttonText}}

Abaltzisketa

La puerta al Txindoki

Compartir

Situado a los pies del Txindoki (1346 m), en la comarca de Tolosaldea, junto a la Sierra de Aralar, este pequeño pueblo de apenas 300 habitantes es un bonito ejemplo de esa Gipuzkoa rural que aún subsiste a pesar de la intensa actividad industrial de los alrededores. Si lo que se busca es disfrutar de la belleza de los caseríos típicos de la zona, de la tranquilidad de las verdes campas y de la deliciosa gastronomía local, no hay nada mejor que visitar el barrio de Larraitz, un bello enclave natural, formado por caseríos dispersos y situado a los pies del Txindoki. También conocido como la campa de Larraitz, este es el punto de partida de muchos aficionados a la montaña para sus ascensiones al Txindoki y a otros picos de la Sierra de Aralar como Gambo (1451 m) y Pardarri (1399 m).

En la zona se encuentra también la ermita de Larraitz (s. XVIII), muy venerada por los caseros y pastores de la zona; varios restaurantes en los que degustar platos típicos como las alubias rojas; y un merendero. Además, si se viaja con niños, estos disfrutarán del parque de aventura Txindokiko Itzala, que cuenta con tres circuitos adaptados a toda la familia.

El interés de Abaltzisketa no se limita, sin embargo, a sus encantos rurales. El viajero que recorra la sinuosa carretera que la une al municipio de Alegia, se llevará una grata sorpresa al encontrar en su casco urbano un pequeño pero interesante patrimonio cultural, entre el que destaca su Casa Consistorial, un edificio de estilo típico vasco, con un pórtico de cuatro arcadas y un frontón en su interior. En la misma plaza se encuentra la iglesia parroquial de San Juan Bautista (S.XVI), con una portada románica del siglo XIII y una torre-campanario, que posee una campana  de 1493, hecha en la propia localidad.