Anento

Anento

Información turística: 649002119

Web información turística

Catalogado como uno de los “Pueblos más bonitos de España”, el coqueto municipio de Anento es todo un tesoro por descubrir al sur de la provincia de zaragoza. Sus estrechas callejuelas medievales, las casitas de fachadas pintadas con colores que recuerdan la tierra caliza del paisaje, las piedras de sus edificios centenarios y el entorno natural en que se asienta hacen de este pequeño pueblo un rincón de ensueño.

Los restos del castillo, en lo alto de un cerro, evocan su pasado medieval, que se recuerda cada verano en la recreación de la Batalla de los dos Pedros. De entre su patrimonio destaca la iglesia románica de San Blas (siglo XIII), en cuyo interior se encuentra el gran retablo mayor de estilo gótico realizado por el Maestro Blasco de Grañén (siglo XIV) y que es uno de los mejores conservados de la antigua Corona de Aragón. En 1989 se hallaron en el interior de este templo un conjunto de frescos tardorrománicos del siglo XIV. También cuenta Aneto con interesantes ejemplos de arquitectura popular, que se reflejan en varios peirones, un antiguo horno de pan, un abejar, los restos de un molino y un nevero.

A un kilómetro del casco urbano se sitúa el gran tesoro natural de Anento, el conocido como 'Aguallueve': un manantial de agua que crea un espectacular relieve, con paredes de piedra y musgo y pequeñas grutas escondidas en su interior. Esta formación caliza genera un microclima durante todo el año. La mejor manera de sentir toda su esencia es recorrer la ruta senderista que lo circunda y que se adentra por bosques cubiertos de hiedra que parecen salidos de un cuento. Para admirar el paisaje a vista de pájaro vale la pena subir a las cuevas que coronan la montaña del pueblo. El mirador es extraordinario.

En apenas tres décadas, Anento ha pasado de ser un pueblo casi abandonado a convertirse en uno de los destinos más atractivos de Aragón. A finales del siglo XX, el lugar estuvo a punto de quedarse vacío. El turismo y el empeño de sus gentes salvó al municipio del abismo y hoy incluso se han instalado pequeñas empresas que contribuyen a asegurar su futuro.