Ascó

Sarracena, templaria y morisca

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Ascó tiene varias vertientes. Hay una Ascó sarracena, una templaria, una morisca y otra cristiana, y de todas ellas quedan vestigios en esta localidad tarraconense que mira y que vive pendiente del río Ebro. La silueta del municipio emerge entre las aguas y deja adivinar un antiguo pueblo amurallado de calles inclinadas que conserva todavía el trazado andalusí y el Barrio de la Morería. Al llegar a Ascó se impone deambular sin rumbo, para recalar en la Plaza de la Iglesia, en la Plaza de la Abadía, en la de Vallxiquer, en la Plaza Nova –con una magnífica panorámica del valle del Ebro– y en la Plaza Mayor, donde pueden contemplarse silos medievales. Desde allí hay que tomar la Calle Mayor para que nos conduzca hasta la Torre de Ca Estisora, antiguo minarete de la mezquita. No hay que olvidar la Iglesia Parroquial de Sant Joan Baptista, de estilo clasicista, coronada por un campanario románico de espadaña, o la bonita casa solariega de Cal Cavaller, de estilo renacentista.

Los alrededores de Ascó son perfectos para la práctica del senderismo con varias rutas señalizadas, una de las cuales es uno de los tramos del antiguo camino de sirga o GR-99 que transita en paralelo al río Ebro desde su nacimiento hasta la desembocadura.

Contacto

Localización