{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Borox

La plaza que ha cautivado al cine español

Compartir

En la comarca de la Sagra, cerca de Seseña, el pueblo de Borox nos espera con sus calles de trazado irregular y sus casas de dos alturas, generosamente adornadas con balcones y grandes cornisas. Así es en pleno centro del pueblo, en la plaza de la Constitución, donde se levanta el Ayuntamiento desde finales del siglo XVIII. Declarada bien de interés cultural, la plaza es el punto de mayor interés de la localidad. La casa consistorial es un ejemplo exquisito de arquitectura civil, un edificio de dos plantas sostenido por arcos de origen árabe, con una torre cuadrada blanca rematada con una curiosa construcción de metal. Esos arcos dan acceso a la plaza y dejan ver, nada más traspasarlos, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo renacentista: las fotos desde ese ángulo retratan perfectamente la plaza, rodeada de grandes caserones con sabor a otra época.

Hay otros lugares interesantes para fotografiar. Por ejemplo, saliendo de la plaza por la pequeña calle de la Doctora Queraltó, pegada a la iglesia, se llega enseguida (a 100 metros) a un parque donde una escultura rinde homenaje al torero Domingo Ortega, gran figura de los años treinta y cuarenta del siglo XX. Y siguiendo esa misma calle otros 400 metros, se sale casi del pueblo y uno se encuentra con la ermita de Nuestra Señora de la Salud, pequeño templo barroco declarado igualmente bien de interés cultural.