{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Codo

Mudéjar y barroco entre un mar de olivos

Compartir

Un paisaje de olivos y cultivos rodea el pueblo de Codo, enclavado en pleno corazón de la provincia de Zaragoza. Las ruinas de un castillo medieval, destruido en la Guerra Civil durante la Batalla de Belchite, se alzan en lo alto de una localidad que cuenta con varios edificios de interés como la iglesia barroca de San Bernardo (siglo XVII), con su torre de estilo mudéjar. En sus calles se suceden distintos ejemplos de arquitectura popular y de posguerra, como la Ermita de Nuestra Señora de Montserrat. Uno de los rincones más pintorescos es el que forman la fuente y una balsa, en la entrada del pueblo. Ya en las afueras, nos podemos acercar hasta el yacimiento de La Varella-Castellar, con una necrópolis visigoda. En los últimos tiempos, los vecinos de Codo han recuperado el dance en honor a San Bernardo, su patrón.