{{title}}
{{buttonText}}

Corbera d'Ebre

El pasado que construye

Compartir

Corbera d’Ebre tiene historia. Sus primeros orígenes se localizan en los restos del castro de Corbera, un antiguo asentamiento ibérico. Hay testimonios de la localidad desde finales del s. XII. De esta época conserva piedras de lo que pudo ser un castillo, algunas de las cuales están decoradas con la cruz de la Orden del Temple. Inmerso en varias contiendas del pasado, como los conflictos entre partidarios y detractores de la Generalitat de Cataluña, en el s. XV, las revueltas de Les Segadors, la ocupación francesa, las guerras carlistas o la cruel batalla del Ebro durante la Guerra Civil, que lo redujo a escombros, el pueblo sobrevive a todas y se reconstruye entero.
Entre sierras y bañado por el río Sec, disfrutando de un paisaje hermoso, se mantiene vivo Corbera d’Ebre, un pueblo resistente que sobrevive a su pasado. Callejeando por sus calles nos encontramos con El Centro de Interpretación 115 días, un recorrido por aquellos 115 días trágicos que duró la batalla del Ebro y sitúan al visitante en el contexto histórico de los hechos. Organiza visitas guiadas a Poblet Vell, las ruinas que se han convertido en lugar de interés histórico y memoria colectiva de todos. A escasos kilómetros del municipio está la ermita de Nuestra Señora de la Madrona o de Santa Madrona, una sencilla construcción del s. XVIII, a la que el pueblo llega en romería y disfruta de paella y chocolatada popular, el tercer domingo de marzo en la festividad de la Santa.
También celebra San Cristóbal o San Marcos, San Pedro y San Pablo, y las fiestas grandes son en la segunda quincena de agosto. Por ser tierra de vinos, a ellos dedica su Fiesta de la Vendimia y son ricos los platos tradicionales que se preparan a base de paella, de pernil, de jabalí, o el conejo con alioli y la perdiz al estilo cazador. Para los más golosos son imprescindibles “los casquetes” dulces elaborado a base de cabello de ángel y almendras, o la coca, un bizcocho a base de manteca y miel. Vino, almendras y miel son productos de excelente calidad, reconocidos con denominación de origen. El buen sabor de su comida y la alegría de sus fiestas distraen y mitigan los dolores del pasado que muestra.

Contacto