{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Covelo

Pazo abacial, patrimonio etnográfico y un museo de la cera

Compartir

Entre sus sierras (Suído, Faro de Avión y A Paradanta), se cobija el nacimiento del Tea, uno de los principales afluentes del Miño, y los regatos que nutren su cauce. De ahí las playas fluviales de Maceira y Barciademera, y todas las obras de ingeniería (levadas, molinos, pasos y puentes) que implica domesticar el agua.

En arquitectura religiosa, atención al pazo abacial de San Martiño de Barciademera, de probables influencias aztecas, la casa rectoral y su espectacular fachada barroca con fantásticas gárgolas y reminiscencias de arte precolombino; la iglesia barroca de San Martiño y la ermita de San Xoán do Mosteiro, construida por la Santa Inquisición a principios del siglo XVIII. En la plaza del Concello, destaca el crucero del Cristo de los Afligidos (1899), una de las obras más representativas del escultor Xosé Cerviño.

En patrimonio etnográfico, el aserradero Os Carranos, que data de 1922, con su viejo molino que utilizaba la fuerza del agua para su funcionamiento, con un sequero y un almacén. Y el museo Pazo da Cruz, unas de las colecciones privadas más importantes de Galicia con más de 3.800 piezas.

La cita gastronómica, en la fiesta del churrasco coincidiendo con el patrón Santiago (25 de julio). Para conocerlo todo, varias rutas de senderismo: dos Carranos, Poza de Piñeiro, Ruta do río Xabriña, Ruta Covelo Natura, Pedra do Lobo, Ruta Alén e Ruta do Foxo.

Contacto