{{title}}
{{buttonText}}
1 /

El Milà

Un poco de historia y un ágape de calçots

Compartir

Estratégicamente situado a 6 kilómetros de Valls y a 18 de Reus y Tarragona, este municipio del Alto Campo tiene un carácter eminentemente rural. En el centro de la población se erige la curiosa Iglesia Parroquial de Santa Úrsula, neogótica con su fachada blanca de 1914; la antigua, de origen románico, fue destruida por un ciclón en 1909. Resulta interesante El Castell, un gran edificio residencial de finales del siglo XV, de planta cuadrada y con una gran portada adintelada, que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985. Los alrededores de El Milà son perfectos para tomar el pulso a la historia y la gastronomía de esta zona del corazón de Tarragona, con los calçots como delicia tradicional. En invierno, todos los restaurantes de la zona proponen menús con este tipo de cebollas asadas que se mojan en salsa y se acompañan con una espléndida parrillada de carne. Todo ello, obviamente, acompañado por un buen vino de la tierra.

Contacto

Localización