{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Gratallops

Adorable ambiente rural con inmensos viñedos

Compartir

Gratallops es un pueblo de vino, de bodegas y viñas, que se mimetiza con su entorno y que se ha convertido en referencia en cuanto a los caldos de la Denominación de Origen Priorat en todo el mundo. Gratallops conserva su estructura de calles empedradas y un adorable ambiente rural con cafés y plazas en las que se reúnen los vecinos. Una atmósfera tranquila que sin embargo es compatible con sus seis restaurantes y diez alojamientos.

Especialmente recomendables son las visitas guiadas a las bodegas del municipio, ya que en Gratallops tienen sus viñedos e instalaciones Clos Mogador o Trossos del Priorat, buques insignia de los vinos de esta Denominación de Origen. La iglesia neoclásica de Sant Llorenç descansa en el centro de la población y cerca se encuentra la Casa dels Frares, con una bella portalada renacentista, donde se alojaban los monjes de la cartuja de Scala Dei en sus estancias en Gratallops. Casi de obligada visita es la Vinícola del Priorat, cooperativa de 1917 que agrupa la producción de diversos pueblos colindantes. Los alrededores naturales, compuestos por los viñedos que se encaraman por las laderas de estas montañas de pizarra, están repletos de buenas propuestas senderistas, como la que lleva hasta la ermita románica de la Consolació, situada en lo alto de un promontorio con magníficas vistas a estos paisajes donde el vino es el gran protagonista.