{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Herrera de Pisuerga

El reino del cangrejo de río

Compartir

Herrera de Pisuerga es una villa llena de atractivos, por lo que hay que planificar bien la visita para no perderse nada. La primera parada será en el Aula arqueológica, donde se recrea de manera didáctica y entretenida el mundo militar romano de la IV Legión Macedónica que se instaló en Herrera y dio origen a la ciudad. La plaza Mayor, porticada, es el corazón de Herrera, con sus bellos balcones de hierro y la fuente de 1882 que muestra a cuatro niños sujetando ánforas de las que mana el agua. En una esquina de la plaza se han rescatado los restos de la muralla que se protegen con un suelo de cristal. Mirando al norte se ve la única puerta de la muralla que se conserva, en cuyo arco aparece una de las tres imágenes de la Virgen de la Piedad que atesora Herrera de Pisuerga. En la calle Colón está la iglesia de Santa Ana, que conserva otra imagen de la Piedad. Y la tercera se encuentra en la ermita de la Virgen de la Piedad.

La localidad es famosa por su Festival de Exaltación del Cangrejo, celebrado el primer domingo de agosto, y declarado Fiesta de Interés Turístico Regional. Esos días los bares cocinan diferentes recetas con este producto, hay concursos de cocina, una comida popular y la quema nocturna de la falla del Cangrejo. Para conocer y proteger al cangrejo autóctono o cangrejo de patas blancas, se creó hace años la Casa del Cangrejo de Río, un edificio en el que se realiza una visita muy didáctica para conocer esta especie protegida y “vulnerable”. También es muy reconocida por su industria de embutidos -como las morcillas-, de salazones y conservas y por la hortofrutícola, en la que destacan las alubias.

Contacto

Localización