{{title}}
{{buttonText}}

La Pobla de Mafumet

El arte de la industria

Compartir

Un cuadro futurista. La brocha se desliza entre las rendijas del skyline de Pobla de Mafumet. Es industrial, con unas líneas de metal que se suceden en algunas de sus fábricas y que contrastan con el verdor natural y el azul del cielo. Es entonces cuando encontramos el cuadro más bello y extraño de la ciudad. Una refinería extendida sobre la pradera. En el lienzo no aparecen montañas, pero sí la intervención humana unida a la Naturaleza, trabajando mano a mano. Una vista diferente y bella, que algún artista futurista pintó en los paisajes de esta localidad. 

Esta localidad nos informa de su pasado industrial en una de sus rotondas, donde ya no hay pintura, sino una escultura, la 'Alegoría a la Industria' donde el arte se vuelve a mezclar en el trabajo, en el espíritu de la ciudad. Entre sus casas encaladas y el sabor del romesco del Camp de Tarragona, aparecen los colores, como un arcoíris en medio de la arquitectura popular y el gris industrial: La Casa Balei, un espejo del arte humano frente a los horarios, las órdenes y el trabajo. En esta casa la libertad de nuevo aparece ante nuestros ojos hecha de mosaicos cerámicos de colores. A pocos pasos del ayuntamiento otras obras de arte nos esperan, como la iglesia de San Juan Bautista, un Santo que tiene por costumbre en la ciudad, hacerla 'arder' cada año en sus hogueras de San Juan. Es en ese mes, cuando el solsticio de verano da paso a las tradiciones y a los deseos de sus ciudadanos. Pobla de Mafumet 'arde' entonces como la pasión, el trabajo y el arte de sus habitantes.