La Torre de l'Espanyol

Vestigios romanos con vistas al Ebro

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

El origen de esta población tarraconense, tal como indica su nombre, procede probablemente de la existencia de una torre de vigilancia y defensa que se podría remontar a la época romana, como también lo atestiguan la Font de Torrent y la Font de n'Horta, importantes testimonios de la influencia romana en la comarca.

Un paseo por las calles de este municipio de la Ribera del Ebro descubre casas bajas que se alinean en unas pocas calles que conducen hasta la iglesia barroca de Sant Jaume. Los alrededores se pueden recorrer a través de una ruta circular señalizada que transcurre por los campos de frutales –indispensable la visita en primavera con la floración– y que atraviesa algunos puntos de interés como la Font de n’Horta y el Mirador de Canta Ranes, donde hay una vista impresionante del territorio. En la parte meridional del término, bajo la Serra del Tormo, hay una capilla dedicada a San Antonio de Padua, de pequeñas dimensiones, junto a la que se levantan unos altísimos cipreses.

Contacto

Localización