{{title}}
{{buttonText}}

Las Rozas de Madrid

El encanto de visitar un lugar privilegiado

Compartir

Un emplazamiento de lujo. Su entrada es el Puente Puerta de Las Rozas que por su diseño da la sensación de estar hecho con materiales de ciencia ficción. Una vez allí, se encuentran elegantes urbanizaciones que alegran la vista. Sus amplias y bien trazadas calles están rodeadas de zonas verdes y confluyen en la bucólica plaza de España, agraciada con anchos árboles de ramas entrecruzadas y un kiosco tradicional de siete columnas. En ella se celebra cada primavera la tradicional Feria Medieval. La ciudad es asimismo un lugar de diversión y jornadas de shopping debido a su nutrida variedad de centros comerciales de entre los que destacan el Burgo Centro, el Factory y el lujoso Las Rozas Village, icono de la venta de moda. Parece mentira que un municipio tan “fashion” sea el plató de la clásica película ’55 días en Pekín’, de Samuel Broston, al cual se homenajea en una calle local. Ésta discurre tranzando una línea que divide en dos el remanso de paz de la Dehesa (o pinar) de Navalcarbón, donde se hallan los Fortines homónimos, tan importantes militarmente durante nuestra historia reciente. Dicho espacio se trata de un suave camino de tierra entre enebros y pinares que combina el ocio con el deporte: natación, senderismo o bicicleta, entre otros. Sin embargo, de entre todos, el trono lo ostenta el deporte rey. Porque en Las Rozas se encuentra la sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), situada en el complejo la Ciudad del Fútbol, donde se reúne la Selección Nacional Absoluta. También se puede admirar en ese mismo complejo la historia del citado equipo en el Museo de la Selección Española de Fútbol o comprar artículos genuinos en la Tienda oficial de “la roja”. Por otro lado, para el desarrollo histórico y actual de la localidad, tiene una gran importancia el transporte por vías de hierro, lo cual se puede comprobar en el museo de Ferrocarril del barrio de Las Matas.

Contacto