Como si de una figura de alfarería se tratase, esta villa se ha ido moldeando a gusto del visitante. Calles que guardan historias y puzles de azulejos que las cuentan, fachadas donde el neoclásico respira y parques convertidos en museos. Todo el municipio expone su pasión por la cerámica, ya sea en las portadas de su iglesia de San Juan Bautista, la antigua fábrica de cerámica o su mercado municipal, en las obras de su museo de la cerámica o su antigua escuela de losa, o en sus improvisados centros culturales en plena naturaleza, como son el parque Gabriel Navarro Pradillos o el parque Els Filtres. Sin lugar a dudas, Manises homenajea a la historia de la Comunidad Valenciana, a su tierra y a su país en cada una de las tallas de barro que engalanan los rincones de la Villa.

Contacto

Localización