Orellana la Vieja

Orellana la Vieja

Información turística: 924867801

Web información turística

De calles estrechas y calles anchas; casitas pequeñas y abalconadas, y otras grandes y de ventanales ampulosos; reminiscencias árabes y antigüedades con solera medieval, como el castillo Palacio de los Altamirano o la iglesia de la Inmaculada Concepción.
Orellana la Vieja tiene nombre de señorío y así surge en sus orígenes, en las inmediaciones del castillo se asientan los nuevos pobladores que dan origen a la localidad. Y con el transcurrir de los años y los siglos, el lugar se fue asentando con la pachorra y bonhomía de los pueblos del Sur, en calma chicha, sólo rota por los percances de la Guerra Civil. Es un típico pueblo pacense, de Badajoz, y de Extremadura, en la Comarca de Vegas Altas, aunque tiene un entorno que le hace único y exclusivo: en sus límites geográficos está el embalse de Orellana, y pueblo y aguas forman un dueto indisoluble e inigualable.
Antaño, el río Guadiana, por este enclave estratégico (entre España y Portugal, la península Bética y la Lusitana), era defensa y abrigo; ahora la única playa de agua dulce con bandera azul, donde los veraneantes se olvidan que es un pantano y sienten estar en un paraíso marino con fondo de campiña. Es destino de turistas y de pescadores de toda índole, que han colocado al pueblo en el listado de las grandes competiciones pesqueras; incluso un club náutico ha surgido a orillas de este puerto extremeño. No se puede dejar de visitar Orellana la Vieja, a este pueblo y sus aguas claras. La calma que da se agradece.

A veces las cosas son muy sencillas en los pueblos. Nadie dijo que tuvieran que ser complicadas o enrevesadas; que el antiguo convento de San Benito sea hoy la Biblioteca Pública Municipal o que haya un cruce de calles que se llame “Esquina del tío Nemesio” son cosas que suceden en Orellana la Vieja, con sencillez y naturalidad.

Planes en Orellana la Vieja

Ver todos