Bares para tapear en Badajoz

En la variedad está el gusto

Una mano de mujer sujeta una caña junto a un plato de jamón de la zona en la barra de La Corchuela.
El embutido de la zona, especialmente el jamón, sigue siendo la tapa estrella en 'La Corchuela'.

Irse de tapas por Badajoz se parece mucho a ese eclecticismo que la ciudad enarbola en sus construcciones arquitectónicas donde todo se mezcla para que el pasado y el presente convivan, a veces histriónicamente. En los bares de tapas se da también esta amalgama, desde lo más moderno hasta tabernas de siglos pasados cohabitan con aparente normalidad en el espacio pacense.

Aunque los embutidos son los productos por antanomasia a la hora de hacer una buena ruta de tapas por Badajoz, otros bares-restaurantes se atreven ya con bocados diferentes como croquetas con sabor a pizza marguerite, baos con toques extremeños como la panceta o tartares con puntos ácidos interesantes. La ciudad está cambiando y eso también se nota en su gastronomía.

Terrazas en la calle Meléndez Valdés del casco antiguo de la ciudad de Badajoz.
El casco antiguo de la ciudad de Badajoz es el favorito de los pacenses para tapear.
# 1. 'La Corchuela'

1. 'La Corchuela'

Se trata del bar más antiguo de Badajoz y así lo acredita su decoración. El local, repleto de fotos antiguas, ladrillos caravista bajo barra de madera, ristras de ajos junto a sus famosos jamones o una caja registradora del siglo pasado, está siempre lleno a la hora del tapeo. Inocente Jiménez del Amo, actual gerente del establecimiento, cuenta cómo sus abuelos llegaron a la ciudad en 1827 de una finca ubicada en la carretera de Olivenza que se llamaba precisamente La Corchuela. “En la casa de mis abuelos hicieron un cachito de tienda que tenían en un lado fruta, tocino y choricito; y en el otro, unas garrafitas de vino para servirlo”, cuenta Inocencio mientras saca un platito de higaditos para picar con unas patatas. Y es que en esto de atender a los clientes ‘La Corchuela’ acarrea experiencia desde 1905, que es el tiempo que lleva abierto como bar.

Barra abarrotada de gente de 'La Corchuela', que es el bar más antiguo de Badajoz.
'La Corchuela', con 1 Solete, es el bar más antiguo de la ciudad.

“Nosotros tenemos de todo la vida los embuditos, que son todos de aquí de la provincia, concretamente de la zona de Jerez de los Caballeros”, se refiere al jamón, lomo, chorizo y morcón que le piden sin descanso desde el otro lado de la barra. Este sitio tan característico de Badajoz, por el que todo el mundo pasa incluso los vecinos portugueses que vienen a conocer la ciudad, ha sido galardonado con un Solete de Guía Repsol. En el bullicio del lugar, Inocencio saca pecho también de los callos, la mondonga, las mollejas y, en definitiva, todo lo que huele a esa tradición que arrastran desde la época de sus abuelos.

La abundancia de detalles y recuerdos constatan la antigüedad del bar.
La abundancia de detalles y recuerdos constatan la antigüedad del bar.
'LA CORCHUELA' - Meléndez Valdés, 12. Badajoz. Teléfono: 924 22 00 81
# 2. 'Caesura Tapería'

2. 'Caesura Tapería'

Rafael Martín, en la barra, y Santy García, en la cocina, abrieron este proyecto hace cinco años, aunque llegaron hace relativamente poco a su ubicación actual, muy cerca de la Plaza Soledad. Sus dueños invitan a sentarse y a probar su cocina con toques orientales y latinoamericanos. Además, su carta da un lugar especial a los veganos, y algunas de sus propuestas se han llevado durante varios años premios en la Ruta de la Tapa Vegana de Badajoz. Para picar algo, nos recomiendan sus albóndigas de lentejas; su tartar de salmón con aguacate y manzana; y, aunque para tapear a alguno le pueda parecer excesivo, sus carrilleras de cerdo ibérico con demi-glace de castañas y miel de encina son una tentación a cualquier hora de la mañana.

Santy García y Rafael Martín posan en su local 'Caesura', que montaron hace unos cinco años.
Santy García y Rafael Martín hace unos cinco años que montaron 'Caesura'.

Esta pareja, que apuesta por variar su carta en función de la temporada, han puesto todas sus ilusiones en un espacio moderno pero muy acogedor. Las sillas de rojas, verdes y azules encajan entre bancos y cojines; mientras destacan los libros de una estantería y partituras pegadas en una de las paredes. Aunque la atención máxima, al margen de los coloridos platos de Santy, se la lleva una fresquera de los años 60 verde lima en un rincón de la sala. ‘Caesura’ es realmente, como indica su nombre en latín, un lugar para hacer una pausa.

Fotomontaje con varios detalles del local 'Caesura'.
Los detalles se cuidan tanto en la decoración como en sus platos.
'CAESURA TAPERÍA' - Dirección: C. Francisco Pizarro, 14. Badajoz. Teléfono: 660 42 96 94
# 3. 'Voodoo'

3. 'Voodoo'

Con un estilo propio muy característico, ‘Voodoo’ destila una fuerte personalidad desde que atraviesas sus puertas. Curro Bernal, aunque muchos le conocen como Barón Dandy por la barbería que regenta en Badajoz, y su mujer Cristina de Agustín abrieron este local hace 13 años en el barrio de Valdepasillas. No fue hasta hace un par de años, justo antes que estallara la pandemia, que se trasladaron al casco antiguo de la ciudad. La música de décadas pasadas suena en esta antigua carbonería transformada en lugar de tapeo y restaurante, donde los tapices que cubren las paredes de ladrillo se mezclan con lámparas de cristal, espejos antiguos y colores chillones entre arcos y techos de madera. Una composición que, aunque parezca mentira, encaja.

Curro Bernal, dueño de 'Voodoo', posa a la entrada del establecimiento.
Curro Bernal abrió 'Voodoo' junto a su mujer Cristina de Agustín.

Cristina en la cocina se encarga de una carta que les ha valido un Solete y donde destacan, si la intención es solo tapear, sus Patatas Bravas, las Gyozas de pollo, las de verduras o el bao de panceta a baja temperatura que se sirven de dos en dos. Curro recomienda el bocadillo cubano, que él mismo se come este domingo que visitamos el local. Para regar tanta tapa, cuentan con una interesante carta internacional de cervezas. Imprescindible, si quieren endulzarse el día, probar la tarta de queso de Cris. ¡Para chuparse los dedos!

Patatas bravas al estilo de Cris, un clásico para picar en este local que presume de 1 Solete.
Patatas bravas al estilo de Cris, un clásico para picar en este local que presume de 1 Solete.

Curro insiste en que, más allá de la cocina, “lo importante es que haya verdad en lo que uno hace, porque es la única forma de conectar con la gente”. Y comprobamos que este lugar, inspirado en Nueva Orleans, se toma muy en serio las palabras del dueño. Aquí saben tratar a los clientes a los que reciben con la cercanía necesaria para hacerte sentir a gusto desde el primer minuto.

En 'Voodoo', la ecléctica decoración juega un papel muy importante.
En 'Voodoo', la ecléctica decoración juega un papel muy importante.
'VOODOO' - San Pedro de Alcántara, 8, Badajoz. Teléfono: 685 78 65 40
# 4. 'Masumi Convento'

4. 'Masumi Convento'

Muy cerca de la Puerta de Palmas, monumento de obligada visita en Badajoz, se encuentra este restaurante de comida japonesa en el que también se puede tapear. Ubicado en un antiguo convento, su claustro está marcado por la belleza de la decadencia y resulta un placer sentarse en él a degustar sushi, sashimis o makimonos variados con una fría cerveza japonesa.

Plato con makis del Masumi Convento de salmón y atún.
Cuando apetece algo diferente, los makis del Masumi Convento son una buena opción.

En su carta, también hay patatas bravas o croquetas variadas, pero sabiendo que ‘Masumi Convento’ se ha convertido en un referente de comida japonesa con un toque mediterráneo en la ciudad extremeña, lo lógico es optar por sus especialidades asiáticas. Y, tranquilidad, porque aunque sus pescados están entre los favoritos de los comensales, especialmente el atún y el salmón, aquí también hay espacio para los más carnívoros. Si se van a quedar a comer, se aconseja reservar.

El claustro de 'Masumi Convento' es un lugar increíble para tapear o comer.
El claustro de 'Masumi Convento' es un lugar increíble para tapear o comer.
'MASUMI CONVENTO' - Avenida Joaquín Costa, 16. Badajoz. Teléfono: 924 43 47 13
# 5. 'Brilongo'

5. 'Brilongo'

Este restaurante, gestionado por la familia que llevaba en el casco antiguo El Paso del Agua, pilla un poco a desmano, en el barrio de Las Vaguadas. Sin embargo, lo recomendamos porque es un sitio especial para finalizar el tapeo y quedarse a comer, si aún hay apetito. Sus croquetas de Saboya, un homenaje a la pizza Margarite creada en Nápoles para la noble; sus croquetas de vigilia de bacalao, en honor a su vínculo con Portugal; o sus tostas con anchoas, por poner unos ejemplos, son perfectos para abrir boca o para culminar un tapeo por todo lo alto.   

Croqueta de Saboya y de vigilia de 'Brilongo'.
¡Ojo a las croquetas de saboya y de vigilia de 'Brilongo'!

La pandemia llevó al cierre del primer restaurante, pero esta familia ha sabido mantenerse a flote en el segundo arrastrando a buena parte de la clientela del centro. “Nosotros no somos camareros profesionales, somos anfitriones”, asegura Laura Griñón, hija de María Luisa Martínez, la matriarca que sigue capitaneando a sus vástagos y atendiendo con esmero a los comensales. Por eso, si se quedan a comer, confíen en las recomendaciones de la casa, que pueden ir desde un tartar de atún con toques de fresa, hasta una pastela de pollo marroquí pasando por sus costillas de otoño, elaboradas a baja temperatura y que se deshacen en la boca.

Tostas de anchoas del restaurante 'Brilongo'.
'Brilongo' pilla fuera del circuito central de la ciudad, pero merece la pena alejarse para probarlo.

“Hay una frontera de agua natural entre España y Portugal conocida como Brilongo, allí nació mi abuelo y teníamos una casita muy pobre, antigua, en la que nos juntábamos toda la familia”, explica Laura al lado de su hermano Juan Manuel, jefe de sala, para que entendamos el verdadero sentimiento que hay detrás de este proyecto en el que siguen dándolo todo dentro y fuera de la cocina. Antes de marcharse, no se olviden de probar alguno de sus postres, pequeñas tartas para un cierre de película.

Tarta de 'Brilongo'.
Si decide quedarse a comer, los dueños aconsejan probar sus tartas en miniatura.
'BRILONGO' - Plaza Rafael Mingarro Satué, 1. Las Vaguadas, Badajoz. Teléfono: 924 04 14 04