{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sabiñán

Mudéjar junto a las Hoces del Jalón

Compartir

En plenas Hoces del río Jalón, rodeado de un paraje natural excepcional, se ubica el municipio zaragozano de Sabiñán. En su pintoresco núcleo urbano de calles estrechas, muchas de ellas sin salida, sobresalen numerosas construcciones civiles y religiosas. Destacan, entre otras, la Iglesia de San Pedro Apóstol, de estilo renacentista, con una hermosa portada barroca y su esbelta torre mudéjar, cuyo interior alberga diversos retablos de los siglos XVI y XVII. La huella mudéjar prosigue en la Iglesia de la Señoría (siglo XVI) y, ya en las afueras, en los restos de la Torre de las Encantadas, un torreón militar del siglo XIV que por sus características es casi único en todo Aragón.

El Palacio de los Condes de Argillo (siglo XVI), de estilo renacentista aragonés, es otra de las joyas arquitectónicas de Sabiñán. Durante años albergó el cráneo parcialmente momificado del Papa Luna, que fue sustraído y finalmente recuperado tras una compleja investigación. En el entorno de la localidad se suceden distintas ermitas de varias épocas, así como numerosos peirones devocionales.

No podemos abandonar Sabiñán sin adentrarnos por los impresionantes acantilados que conforman las Hoces del Jalón, donde se alzan algunas de las rocas más antiguas de la península Ibérica del periodo precámbrico. El vuelo de los buitres en lo más alto del cielo nos acompañará durante esta excursión a través de un paisaje agreste e inolvidable. Las olivas negras y los caracoles son dos de las delicias gastronómicas que nos ofrece la población.

Contacto