{{title}}
{{buttonText}}

Santa María de la Alameda

Una receta de Naturaleza, cultura y gastronomía

Compartir

Los vecinos de Madrid hace tiempo que descubrieron los encantos de esa Sierra que rodea el borde norte y oeste de su Comunidad. No ya nombres como El Escorial, conocidos y con tirón turístico incluso fuera de España, sino de casi cualquiera de los pequeños pueblos de este entorno, ideales para una escapada de Naturaleza. Casi en el límite con Segovia y Ávila, un ejemplo de esta realidad es Santa María de la Alameda, parte del llamado Territorio Histórico de El Escorial: Monasterio, Sitio y Entorno Natural y Cultural. Con esa etiqueta se puede hacer una idea de lo que se va a encontrar: un paraje desde donde realizar todo tipo de excursiones por la sierra, pudiendo escoger entre rutas junto a arroyos y saltos de agua; miradores (como el de Peña del Águila) o caminatas por su río, el Cofío, y siempre con el pueblo de Santa María de la Alameda como centro de operaciones, lugar de descanso y despensa de lujo para abastecerse (su gastronomía merece atención aparte, con carnes exquisitas que acompañar de esas setas y hongos que abundan en los alrededores).

Además, cuando pongas el pie en el casco del pueblo verás que, aparte de la tranquilidad que se respira, posee un patrimonio monumental y cultural muy valioso que espera ser descubierto: la iglesia de Nuestra Señora de la Alameda (s. XVI), su emblemática Plaza Mayor, puentes como el de Los Siete Ojos, fortines de la Guerra Civil, el antiguo lavadero… En suma, muchos y variados motivos para prolongar tu estancia.