{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Tomelloso

Viñas e ingenio

Compartir

Abuelo y nieto caminan por el parque Urbano Martínez un domingo cualquiera. Unas enormes tinajas flanquean el bulevar. ¿Cómo no? Si Tomelloso es tierra de vinos donde las haya. Para ser más precisos de la D.O. La Mancha. Los paseantes dirigen sus pasos al Teatro Municipal de la Villa donde se representa la comedia inspirada por Cervantes y su ingenioso hidalgo,  “Cervantina”. Y es que el Quijote es otra de las marcas de la casa. Por aquí pasa su Ruta, aunque Don Miguel no parara exactamente en Tomelloso sino en la vecina Argamasilla de Alba. Pero, ¿cómo no sentir como propio al personaje más importante de nuestro imaginario estando en el corazón geográfico de La Mancha, al noroeste de Ciudad Real y a tiro de piedra del Campo de Criptana, donde el Quijote confundiera gigantes con molinos? Terminada la función, el paseo continúa por la calle Socuéllamos hasta la plaza de España, punto de reunión de algunos de los edificios más emblemáticos de la villa: la Casa Consistorial, la Posada de los Portales y la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora. En el aire se graban las palabras del anciano recordando las historias sobre los Bombos que se servían de cobijo a los labriegos en sus duras jornadas en los viñedos; sobre los humos que salían las todavía vistosas chimeneas de las destilerías y sobre las Cuevas-bodega del subsuelo tomellosero, que aún se adivinan través de esas rejillas llamada “lumbreras”. El chaval juega a encontrar más cuevas mientras, por la calle del Independencia, se dirigen al lugar que mejor describe Tomelloso, el Museo Antonio López Torres.

Contacto

Localización