Casco Viejo de Bermeo

Casco Viejo de Bermeo

El casco viejo de Bermeo prolonga la esencia pesquera de su puerto en calles empinadas, plazas de aire marinero y fachadas verdes, rojizas y azulonas. Coloridas como los cascos de viejos buques que se hubieran acercado allí para ver de cerca el municipio, quedando varados eternamente sobre su suelo empedrado. Ese es el ambiente que saboreamos mientras nos sumergimos en este barrio, un ‘caldo’ sabroso que gana en presencia con el rico puñado de joyas que afloran a su superficie: el viejísimo Arco de San Juan, cerrándolo por su lado norte; la solemne Torre Ercilla, del siglo XVI; la iglesia de Santa Eufemia, regalo artístico del gótico, igual que el Convento de San Francisco y su claustro, el único medieval que queda entre los monasterios de Vizcaya; la neoclásica iglesia de Santa María…

Algo posterior, de 1894, el elegante edificio del Casino cierra por el flanco sur esta densa cuadrícula de arte y patrimonio, poniéndole una nota de arquitectura civil a la que, mucho tiempo después, se le añadiría en el parque ante su fachada el aditivo de las esculturas de Néstor Basterretxea. Se trata de una serie que interpreta y representa los mitos y esencias vascos. No podría haber un suelo mejor para intentar rastrearlos.

Contacto

43.420157, -2.722713
946179154
Más información

Más lugares emblemáticos en Bermeo

Planes Cercanos