Basílica de Begoña

Basílica de Begoña

Para visitar la basílica de Begoña, hay que subir la colina que rodea el centro de Bilbao. Con el plano en la mano, el turista tiene dos opciones para llegar a ella desde el casco histórico. Los más deportistas podrán utilizar las largas escaleras de Mallona, pero existe otra opción como es subir en ascensor. Sin embargo, durante el último tramo habrá que seguir las indicaciones a pie. Por tanto, el camino continúa. Tras callejear un poco, el esfuerzo al final tiene su premio. Ante nosotros, se alza la basílica gótica de Begoña que cuenta con un arco triunfal en su portada principal. Sin duda, es la más agradable recompensa que podíamos imaginar. Por encima de él, su campanario se levanta como si quisiera transmitir aquella Historia en la que fue ermita. Una vez hemos dejado atrás su fachada, atravesamos su monumental arco y accedemos a su interior. Allí, se encuentra la virgen más venerada de toda la ciudad: su patrona, la virgen de Begoña. También, entre las sombras, luce el majestuoso altar neoclásico. Reposando en la penumbra y escuchando al silencio, la basílica de Begoña nos regala la más mágica recompensa.

Contacto

Calle Virgen de Begoña, Bilbao
944795760
Más información

Más monumentos en Bilbao

Planes Cercanos