Catedral de Santiago

Las bellas casas decimonónicas de la plaza de Santiago se distribuyen con trazado irregular en su propio intento por abrigar a la catedral de Bilbao. En la parte más antigua del casco histórico, la coqueta explanada se funde totalmente con ella. El gran monumento respira el gótico por sus venas, aunque su laboriosidad provocó que los años pasaran y nuevos estilos tardíos la fueran engalanando. Cuando el viajero llega a la plaza de Santiago, regala a sus ojos una imagen de gran belleza. Primero, la mirada se detiene en la fuente de Paret para, más tarde, alzar la vista hacia su puerta principal neogótica. Quizás, lo que más llama la atención sea el rosetón, un prodigio que representa la perfección del círculo de la belleza. A su lado, la majestuosa torre actúa como un imán dado su poder de atracción. Tras hacer un pequeño giro, existe una segunda puerta bajo el pórtico, más renacentista, y más allá una tercera (Puerta del Ángel), en la calle del Correo. Esta última da la bienvenida a los peregrinos del camino de Santiago. Tras ella, se esconde un bello tesoro. Se trata del pequeño claustro gótico que constituye el verdadero corazón por el que late este templo que surca los cielos. Con 15 capillas, la catedral de Santiago de Bilbao oculta, tras el traje de las viviendas, un poder que impresiona a los sentidos.

Contacto

Plaza de Santiago, Bilbao
944795760
Más información

Más monumentos en Bilbao

Planes Cercanos