{{title}}
{{buttonText}}

Castillo d'Eramprunyà

Gavà, Barcelona

Compartir

En lo alto del macizo de Garraf, subir a verlo es casi tan tortuoso como las penalidades que han sufrido los muros de este bastión que plantaba cara a los musulmanes. Sin embargo, es igual de gratificante llegar a él y recorrer tranquilamente las rojizas piedras del siglo XV que conforman los dos recintos que aún se mantienen vivos en este castillo, ambos comunicados por una pasarela de madera. Una conexión que, probablemente, sea el 'eco' de un antiguo puente de piedra del que aún quedan en pie enigmáticos arcos de medio punto que dan entrada a la que fue la estancia más grande del castell. En la parte oeste, una capilla dedicada a San Miquel, formada por sepulturas antropomorfas, nos da la bienvenida. Se intuye cuando uno se acerca que ella también sufrió la ira de las guerras del siglo XV aunque, al contrario que el castillo, nunca se pudo defender. Los dos fueron víctimas de un ataque militar en 1469 del que no se recuperarían del todo, pero sí que les quedarían las fuerzas suficientes para mantener la belleza en sus rojizas paredes y, de paso, contar los hechos a los valientes que lleguen a su emplazamiento desde el que dominarán el litoral mediterránero del Baix Llobregat.

Contacto

Localización

41.265033533610975,2.028951644897461