Convento de San Francisco

Viveiro (Lugo)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Deja la huella del silencio en Viveiro. A día de hoy sorprende verle en el medio de los edificios, alzándose, como si no le importaran los ruidos, ni los coches, ni la algarabía ciudadana. Allí, los franciscanos estamparon su sello, en los extramuros del recinto amurallado de la villa de Viveiro, una que siempre ha sido más de Santiago que de San Francisco. Sin embargo,  este convento fundado en 1219  quiso encomendarse a este Santo y dejar constancia de la increíble devoción eclesiástica que existe en el norte de Galicia. Aún conserva todo lo que le hace especial, como los hermosos arcos románicos del trazado primitivo, la bella iglesia del siglo XIV y el ábside de estilo gótico, uno de los más bellos de la provincia. Aunque hace voto de silencio, sus muros no pueden evitar contar historias a todo aquel que les preste un poquito de atención. Estos, atesoran un lindo retablo renacentista que cuenta las historias bíblicas, una puerta lateral en el presbiterio, en la que pueden verse temas cinegéticos relativos a la caza del jabalí, así como simbólicas metáforas de la lucha del hombre contra el pecado o representaciones del Ecce Homo que hablan del dolor humano. Unos muros que cuentan historias en el sigilo de la calma, en la antigüedad de las piedras, en el rostro inmaculado del convento. Así se escabulle de la calma este convento de San Francisco, entre las piedras y los extramuros de la ciudad.

Contacto

Localización

Convento de San Francisco,Av. Cervantes, 44, 27869 Vivero, Lugo