Ermita de Santa Catalina

Ermita de Santa Catalina

¡Imprescindible! Así, con letras mayúsculas y entre exclamaciones deberíamos anotar la visita a la ermita de Santa catalina en nuestra guía de viaje. No decepciona nunca. No es solo el coqueto encanto del pequeño templo del s. XIX, que con sus arcos góticos apuntados y sus sillares y ventanas renacentistas camina entre dos estilos que no le corresponden por fecha. Tampoco los restos del antiguo fortín que defendió el enclave hace un par de siglos. Ni siquiera se trata simplemente de las antiquísimas imágenes que se guardan en el interior y que bien merecen una misa. 
La profunda impresión la causa el conjunto que forman la solitaria y bella ermita en el fabuloso promontorio natural de la península que lleva su nombre, un enclave tan increíble como estratégico. No extraña que desde antiguo este lugar haya sido escenario de encuentros vecinales o de la cofradía de pescadores, cualquier motivo es bueno para acercarse a este paraje. Por cierto, si lo que se busca es una foto inolvidable, desde las inmediaciones de un aparcamiento cercano, si la suerte sonríe podremos obtener una instantánea de las olas rompiendo contra la parte trasera del acantilado sobre el que se levanta la ermita y con la impresión de estar a punto de bañarla. 
 

Contacto

Santa Katalina Kalea, s/n, 48360 Mundaka, Vizcaya
946177201
http://www.mundakaturismo.com/

Más monumentos en Mundaka