Las puertas de Cuéllar

Cuéllar (Segovia)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

El cinco es el número del equilibrio y de la armonía del románico y, por eso, muchas de las fortalezas y ciudadelas de esta época tenían cinco puertas o arcos que custodiaban la rectitud interior. La muralla que rodea el castillo de Cuéllar tiene, así, cinco accesos: El arco de San Basilio, también llamado puerta del Robledo; el de San Martín, junto al centro de la ciudad actual; el de Santiago, que permitía el acceso de la parte árabe a la zona noble; la puerta de la Judería, llamada así por estar integrada dentro del barrio hebreo y, por último, el arco de las Cuevas, que permitía el paso a la parte más meridional de la ciudad. La ciudadela tiene otras cinco: El arco de San Andrés, en el lado norte; el arco de Carchena o arco de San Francisco; el arco de San Pedro, que hacía de puerta principal de la villa; el arco de la Trinidad, a los pies de Santa María de la Cuesta, y el portillo de Santa Marina, que comunicaba el convento de la Trinidad con las huertas aledañas.

Contacto

Localización

Palacio, s/n, Cuéllar