Palacio de Carlos V en El Bocal

Palacio de Carlos V en El Bocal

Desde esta mañana los barcos no navegan por los mares. Ni siquiera por los ríos. Lo hacen por el cielo donde las nubes se han convertido en las propias velas de las embarcaciones. En este viaje náutico de carácter aéreo nos sorprende en la localidad navarra de Fontellas una gran construcción junto al río Ebro y al Canal Imperial de Aragón. Es el palacio de Carlos V, de estilo aragonés, que fue reformado en el XIX. Con dos preciosos torreones laterales, este monumento llegó a ser la residencia del director de la construcción hidráulica que se inicia en esta población. El monumento palaciego está rodeado de unos jardines que cuenta con diversas especies de plantas. Cuando por fin las nubes se disipan, nos dejan divisar los alrededores. Apreciamos la iglesia de San Carlos Borromeo, el laberinto de setos y un roble centenario de más de 25 metros de altura. Todo un complemento mágico que aparece en la particular carta de navegación. El palacio de Carlos V y sus alrededores constituyen a vista de pájaro una maqueta que se muestra en todo su esplendor. Cuando las nubes cambian de rumbo, permiten así la mejor mirada desde nuestro catalejo.